Bienvenido...
Registrar una cuenta aquí
(Create an Account / Crie uma conta)
Iniciar sesión
(Sign in here / Login aqui)
Login:
Contraseña:
Depósito Legal Nº: pp200102CS997 - ISSN: 1317-5823
HOME  |  NOSOTROS  |  PUBLICACIONES  |  NORMAS  |  ARBITRAJE  |  TIENDA  |  REGÍSTRESE  |  CONTÁCTENOS  |  Carrito
vacio
 

Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Guardar este Artículo en PDF

Traumatismos dentales en niños y adolescentes
HOME > ARTÍCULOS PUBLICADOS > AÑO 2001 >

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA ACTUALIZADA
Carolina Veleiro Rodríguez, Odontólogo
Egresada de la Universidad Central de Venezuela
Miembro Asociado de la Sociedad Venezolana de Endodoncia
e-mail: carolinaveleiro@cantv.net

Resumen:
Los traumatismos dentales son eventos que suceden frecuentemente. Los datos reunidos por las estadísticas, revelan cifras considerablemente significantes en cuanto a la incidencia y prevalencia de estos accidentes, por lo tanto se han llegado a considerar como un problema de Salud Pública Global.

El presente estudio tiene como objetivo reseñar información actualizada acerca de la etiología, diversos tratamientos y terapéuticas innovadoras, que aportan soluciones de gran importancia para abordar casos de dientes traumatizados.

Summary:
Traumatic injuries are a common occurrence. The prevalence and incidence are very significant, and had been considerate how public health problem around the world.

This study’s purpose is to show actually information about etiology, innovating treatments that purpose big important solutions to board traumatic dental cases.

Key words: Dental traumatism, tooth injuries, crown, root, fracture, avulsion, replanted teeth, endodontic therapy and pediatric dentist.


ETIOLOGÍA
Las causas de los traumatismos dentales son de naturaleza compleja y están influenciadas por diferentes factores, incluyendo a la biología humana, comportamiento y el medio ambiente.[i]

Los datos acumulados por las estadísticas indican cifras preocupantes acerca de la incidencia y prevalencia de los traumatismos dentales. Las cifras recolectadas en diferentes países, no difieren significativamente en cuanto a la etiología de estos sucesos.

En un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de San Francisco en Brasil[ii], se tomó una muestra a 355 dientes permanentes (de pacientes sometidos a tratamiento en la Clínica de dicha Academia), donde totalizaron 363 traumatismos dentales. Sus datos concordaron con los de Andreasen[iii],concluyendo que las causas más comunes de lesiones dentales fueron:

A) caídas diversas, seguidas de golpes, accidentes automovilísticos y deportes de contacto, B) los individuos de sexo masculino sufren 2,4 veces mas lesiones que el sexo femenino, y que las edades más afectadas oscilan entre los 11 y 15 años de edad.

The Geneve University (Suiza)[iv] creó junto con el Departamento de Ortodoncia y Odontopediatria, una Unidad de Emergencia, la cual se ocupa de los casos de urgencias dento-alveolares en horario diurno y nocturno los 365 días del año. La edad de los pacientes incorporados a un estudio especializado, abarca entre 1 y 16 años de edad. Las lesiones observadas afectaron más a la dentición temporal (78%) que a la dentición permanente (39.1%).

Las causas de los accidentes difieren significativamente entre ambos grupos y con la edad. Una parte importante de estos accidentes en dentición permanente se relacionaron con caídas de bicicletas (12.7%). Los percances automovilísticos (4%) y deportes de grupos (19%) fueron el origen más representativo de los traumas en varones, mientras que los accidentes más frecuentes en las niñas se debían a deportes individuales (15%) e incidentes en el hogar. Igualmente se observó que los accidentes de tráfico, actos de violencia y daños por práctica de deportes; se incrementan con la edad.

Los datos arrojaron las siguientes cifras: los incisivos superiores en ambas denticiones se encuentran afectados en mayor proporción.

Este proceso de indagación científica explica que los traumas dentoalveolares son más frecuentes en varones (60%) que en las hembras ( 39,4%).

De acuerdo con Olmeda[v], el maltrato infantil representa ( aunque en menor proporción) también una causa de los traumatismos dentales, y resalta que tanto los consultorios odontoestomatológicos, como otros centros de asistencia primarias, son un lugar estratégico para reconocer lesiones como resultado de malos tratos. Los niños pueden acudir al Odontólogo por contusiones como consecuencia de malos tratos o bien por otras patologías orales, siendo indicativas de sospecha, las fracturas dentales múltiples, una actitud defensiva del niño, una posición paternal excesivamente preocupada o manifestarse indiferentes ante los acontecimientos.

Existen factores que aumentan significativamente la susceptibilidad a las lesiones dentales como: oclusión clase II, overjet que excede los 4 mm. , labio superior corto, incompetencia labial y respiración bucal.[vi]

The Children’s Hospital Medical Center of Cincinnati[vii], brinda referencias importantes. Explican a los padres que antes de que su hijo varón se gradúe en la secundaria, este posee probabilidades de 1 en 3, de fracturarse o perder un diente permanente por un traumatismo, mientras que las hembras poseen probabilidad de 1 en 4. Igualmente señalan que los estadounidenses pierden entre 1 a 3 millones de dientes permanentes en accidentes cada año, y que todavía pocas personas conocen procedimientos de primeros auxilios en estos casos.

Para el pronóstico de los dientes traumatizados, es de vital importancia, que un adecuado tratamiento sea efectuado lo más pronto posible después del accidente. Se recomienda atraer la atención de padres, representantes, educadores, profesionales de la salud, enfatizando que siempre que ocurran estos eventos desafortunados se debe recurrir al Odontólogo, y no solamente cuando existe dolor o se ha perdido la estética. [viii]

CLASIFICACIÓN DE LOS TRAUMATISMOS DENTALES Y OPCIONES TERAPÉUTICAS
Es de vital importancia reconocer el estado general de niño, observar si perdió el conocimiento, vomitó, si presenta cefaleas y si su estado de orientación es óptimo.[ix]

En primera instancia se deben inspeccionar los tejidos blandos , tejidos duros y luego los tejidos de soporte( tablas óseas). Se debe desinfectar la zona afectada. Si existen soluciones de continuidad profundas usualmente se amerita la sutura.

Si no se encuentra el fragmento del diente traumatizado, y existen heridas en los tejidos blandos, se deben tomar radiografías de dichos tejidos.

Principalmente el lapso de tiempo entre el traumatismo y la atención profesional no debe ser demasiado largo, y si el agraviado necesita atención médica especializada ( Pediátrica, Neurológica, Traumatológica, etc.), se debería notificar al Odontólogo simultáneamente, para que el niño reciba atención conjunta si es posible.

En Suecia[x] se observó a un grupo de pacientes desde su primer año de vida hasta los 16 años de edad, y los resultados mostraron que: el accidente más común en dentición primaria es la lesión a los tejidos de soporte, seguido de sublujación, avulsión y lujación intrusiva. En dentición permanente la fractura no complicada de corona demostró ser el diagnóstico más frecuente.

The Georgetown Family Dentistry[xi], demuestra que el 90% de los traumatismos se concentran en concusiones y fracturas no complicadas. El resto se encuentra representado por fracturas complicadas de corona, desplazamientos y avulsiones.

1. FRACTURAS CORONARIAS
1a.Infracción a la Corona del Diente: Es una lesión al esmalte dentario, y se manifiesta con grietas. Se puede diagnosticar con una lámpara de luz halógena, colocando el haz paralelo al eje de inserción del diente.

Tratamiento: (Dientes permanentes y temporales). Ninguno. Si en seis u ocho semanas el paciente no refiere sintomatología, se presume que no existirán consecuencias en un futuro.

1b. Fracturas No complicadas de la Corona

* Fractura de una porción del esmalte

Tratamiento: (Dentición temporal y permanente). Se procede a redondear las aristas, se coloca flúor, y se efectúa un control a las 6 u 8 semanas. Si el compromiso estético es mayor se debe hacer restauración con resina.

*Fractura de esmalte y dentina: Los túbulos dentinarios han sido expuestos, la invasión bacteriana y la inflamación pulpar es eminente. El paciente puede referir sensibilidad causada por los cambios térmicos, y dolor cuando los alimentos ejercen presión sobre el diente.

Si la fractura es diagonal afectando el ángulo inciso proximal, a menudo ocurren microexposiciones pulpares, las cuales escapan a la inspección ocular. Se deben realizar pruebas de vitalidad pulpar. Si el ápice del diente se encuentra abierto son mayores las posibilidades de respuesta pulpar.

Tratamiento:
En dentición permanente: Se coloca hidróxido de calcio para proteger a la dentina expuesta, y se reconstruirá el diente ya sea con el fragmento dental original o con resina. Si la destrucción es muy extensa o no es posible restaurar por la existencia de hemorragia, edema, sensibilidad, o falta de tiempo; se colocará una banda o corona de acero inoxidable, corona de celuloide rellena de acrílico, o protección temporal de resina; empleada con mucha frecuencia actualmente.

En dentición temporal, las fracturas coronarias que afectan sólo al esmalte o a una pequeña cantidad de esmalte y dentina no son muy frecuentes. Los padres usualmente no se preocupan por estos accidentes de aspecto aparentemente inofensivo. Cuando se presentan estos traumatismos deben recibir un tratamiento similar al descrito para dentición permanente.

1c. Fracturas Complicadas de la Corona
Estas fracturas se refieren a la pérdida estructuras del esmalte, dentina y que dejan expuesta parte de la pulpa dental.

Cuando no se trata de inmediato, a veces puede ocurrir una proliferación de tejido pulpar o se puede formar una barrera cálcica, la cual puede ser destruida por la masticación. Si se trata de inmediato se produce cicatrización por calcificación, si la pulpa es protegida adecuadamente dentro de las primeras horas después de ocurrido el trauma.

La terapéutica a efectuar dependerá de: el tamaño de la exposición, tiempo transcurrido, desarrollo del foramen apical, vitalidad y tipo de dentición.



Fractura complicada de corona
Imagen cortesía de www.odontocat.com

*En Dentición Permanente

Protección pulpar: Esta se efectúa si la exposición es muy pequeña, si la pulpa está sana y posee vitalidad, poca hemorragia, si el tiempo de exposición es menor a 12 horas y el ápice está casi cerrado.

Cuando el diente posee ápice inmaduro, se procede a colocar anestesia alejada de la zona, para evitar vaso constricción del paquete vascular, ya que es importante mantener la irrigación del diente. Se debe limpiar el diente con solución salina, se seca con torundas estériles, y se procede a colocar el recubridor pulpar. Se puede sellar con vidrio ionomérico (para disminuir la microfiltración). Al cabo de 2 meses se remueve una porción de dicho material (permitiendo que actúe como una capa minuciosa de base cavitaria) y se coloca resina. Es importante efectuar pruebas de vitalidad desde los 15 días posteriores al accidente.

Pulpectomía: está indicada cuando la pulpa ha sufrido un proceso de degeneración, la vitalidad es dudosa, el ápice se encuentra cerrado o casi cerrado, y la exposición pulpar es mayor de 48 horas.

Apexificación: Se indica en dientes permanentes jóvenes, cuando la exposición pulpar por trauma es amplia, no se evidencia infección ni degeneración de dicho órgano, la hemorragia es moderada, el tiempo transcurrido es de 12 a 48 horas, y si se evidencia pulpitis crónica hiperplásica.

La Apexificación consiste en la realización de una pulpotomía, se conserva el tejido pulpar radicular para favorecer el cierre de forámen apical, y luego se obtura el conducto con hidróxido de calcio en pasta. Una vez que se observa obliteración en apical, se procede a realizar un tratamiento de conducto convencional.

Si se presenta una pérdida total de corona, se debe elegir entre exodoncia y endodoncia. Si se opta por el tratamiento de conducto, el diente se debe someter a un alargamiento de corona clínica. Las restauraciones pueden llevar a cabo con una corona con muñón artificial, o con una técnica de grabado ácido del esmalte, utilizando el fragmento dental original.

* En Dentición temporal

Si el paciente no es cooperativo y no se pueden aplicar otras soluciones, generalmente el tratamiento es la exodoncia.

En caso contrario, se puede realizar el tratamiento endodóntico convencional (pulpotomía o pulpectomía) y colocar una restauración.

Se han reportado casos en los cuales se realiza recubrimiento pulpar directo con hidróxido de calcio en molares primarios. [xii]

En casos de pérdida total de la corona, se puede instalar una corona de resina con perno.

BANCO DE DIENTES: UNA ALTERNATIVA PARA LA REHABILITACIÓN DE DIENTES TEMPORALES ANTEROSUPERIORES
Existe una gran necesidad de rehabilitar el sector anterosuperior en pacientes con dentición temporal destruida por caries o traumatismos, para reestablecer su función estética y mejorar el perfil psicológico de niño.

Esta técnica surgió hace algunos años. Para llevarla a cabo se requiere un fragmento proveniente de un banco de dientes y de resinas compuestas de última generación provista de adhesivos dentinarios, que actuarán como medio cementante entre la preparación coronaria y el fragmento.

Los bancos de dientes están constituidos por dientes anterosuperiores extraídos y que no presentan caries o una pequeña destrucción coronaria. Posteriormente los dientes son esterilizados o mantenidos en envases plásticos con formalina al 10% durante 2 semanas.

En la fase clínica inicial: Se realiza un examen oclusal, exámen clínico y radiográfico, para controlar el estado de la zona periapical de los dientes tratados endodónticamente. Se efectúa un aislamiento relativo, debido a la escasa estructura coronaria remanente.

Se procede a fabricar cada pino dentinario, y se aprovechó la raíz de un diente temporal proveniente de un banco de dientes temporales, la cual fue esterilizada. Esta fue dividida en dos partes mediante un corte longitudinal, luego se adelgaza en toda su periferia, de tal forma que se obtiene un pin delgado con un área coronal de esmalte y dentina, y otra área radicular con cemento y dentina.

Luego de eliminar 2/3 de la pasta obturadora de los conductos radiculares, se cementaron los pines con ionómero de vidrio, dispuesto sólo en el tercio cervical de cada conducto radicular, para evitar interferencias en el proceso de reabsorción fisiológica. Coronariamente los pines sólo sobresalieron 2 mm de cada conducto radicular.

Las coronas fueron preparadas y constaron de una cara incisal horizontal y plana, los ángulos se redondearon. Se efectuó una toma de impresión de ambas arcadas dentarias con alginato y se obtuvo un modelo de trabajo.

No se colocó restauración provisional porque los dientes fueron rehabilitados al día siguiente.

En la fase de laboratorio: Se seleccionaron 4 dientes temporales en el banco de dientes que tuviesen sus medidas mesiodistales y vestibulopalatinas similares a los dientes a restaurar.

Luego los dientes escogidos son adaptados en el modelo por desgaste y tentativas.

En la fase clínica final

  • Anestesia local en la zona anterosuperior.

    *Profilaxis de las preparaciones coronarias para remover residuos y placa bacteriana.

  • Grabado ácido (de las preparaciones coronarias y de las coronas dentarias seleccionadas y adaptadas) con ácido fosfórico al 37 % durante 1 minuto.

  • Lavado durante 1 minuto.

  • Secado.

  • Aplicación del primer en ambas estructuras.

  • Aplicación del adhesivo.

  • Colocación de resina fluida en el interior de cada corona seleccionada.

  • Reposición de la corona dentaria seleccionada y fotopolimerización del material de cementado.

  • Revisión del contorno cervical.

  • Aplicación de flúor neutro es las restauraciones dentarias.

  • Control y ajuste oclusal.

    RESULTADOS
    Después de un seguimiento clínico radiográfico de 6 meses, se obtuvieron excelentes resultados en relación con la estética, retención, resistencia y función, por lo tanto, esta alternativa se consolida como una técnica viable para la restauración en pacientes con destrucciones coronarias en dientes temporales anterosuperiores.[xiii]

    2. FRACTURAS RADICULARES

    En dientes permanentes

    2.1 Fracturas del tercio cervical:
    Son las más delicadas. Algunas veces se considera la exodoncia. Pero se debe tratar en lo posible de conservar el diente afectado.

    Tratamiento: Si la línea de fractura se ubica por debajo del margen gingival, se realiza tratamiento endodóntico y posterior restauración protésica. En caso contrario, se puede llevar a cabo una extrusión ortodóntica, para luego restaurar el diente.

    -2.2 Fracturas en el tercio medio.
    Tratamiento: Llevar el diente a posición, chequear con la radiografía y ferulizar por 2 o 3 meses.

    Varios autores reportaron un caso en el cual se pudo conservar un incisivo superior permanente después de haber recibido un trauma. El diente presentó lujación lateral y fractura radiculares el tercio medio. Procedieron a reposicionar los fragmentos radiculares, se llevó a cabo una ferulización la cual duró en boca un mes. En una radiografía de control, se evidenció reabsorción externa de la raíz, desaparición de la lámina dura y ensanchamiento del espacio del ligamento. El diente fue tratado endodónticamente con hidróxido de calcio, y éste fue cambiado una vez al mes. Tres meses después la reabsorción se detuvo y la lámina dura se restableció. Transcurrieron dos años y medio después del traumatismo y se observaron signos clínicos y radiográficos de normalidad, por lo tanto el conducto fue obturado definitivamente. Cinco años después el paciente no refiere síntomas, radiográficamente se observa la línea de fractura y no se evidencia patología alguna en los tejidos de soporte. [xiv]

    -2.3 Fracturas en el tercio apical
    Tratamiento: Se puede realizar endodoncia con apiceptomia o fijación con férulas. Si el segmento apical es muy pequeño o esta muy desplazado se debe remover.

    En Dientes temporales
    Si la fractura es el tercio cervical, la exodoncia se debe de considerar. Si es en el tercio medio o apical; puede conservarse previa ubicación y fijación, si existe poca dislocación.

    Si se trata de remover algún segmento fracturado en la porción apical, se puede causar daño al germen del diente permanente. 9

    -2.4 Fracturas verticales de la raíz
    Generalmente su pronóstico es malo, y el tratamiento de elección es la exodoncia.

    Un caso reportado reseña una fractura vertical cuyo tratamiento no quirúrgico fue exitoso. El diente fue sometido a tratamiento endodóntico, los segmentos fracturados fueron cementados con resina. Se dispuso de un poste radicular para colocar una prótesis fija.[xv]

    -2.5 Fracturas de corona y raíz:
    Coinciden con el eje mayor del diente. Este tipo de lesiones produce una franca línea que divide al órgano dental. El pronóstico es malo y debe realizarse la exodoncia.

    El exámen radiográfico es de suma importancia para el diagnóstico de esta clase de trauma, ya que, en ocasiones no se evidencia clínicamente.

    Fractura de corona y raíz
    Imágenes cortesía de www.odontocat.com


    2.6 Fracturas combinadas diagonales: Debe evaluarse la posición, dirección y extensión de la fractura.

    Tratamiento
    *Extensión de la corona: No esta indicada en fracturas muy profundas.

    *Cirugía periodontal: Indicada en fracturas no muy profundas.

    *Extrusión Ortodóntica: Indicada para obtener estructura dentaria suficiente para efectuar una restauración.

    3. CONCLUSIONES
    Se producen cuando el tejido periodontal es afectado por un trauma. No se presentan fracturas dentarias, existe reacción a la percusión. El desplazamiento y la movilidad están ausentes.

    En dientes permanentes jóvenes en los cuales los ápices se encuentran abiertos; puede ser difícil determinar la vitalidad, la pulpa sufre un shock, y no reacciona a las pruebas. Dicho estado se puede extender hasta 4 o 6 semanas después del accidente. Se debe esperar un periodo prudencial antes de hacer cualquier diagnóstico.[xvi]

    Si el ápice es inmaduro existe una mayor probabilidad de recuperación, ya que existe una amplia vía de vasos sanguíneos dilatados.

    Si el ápice esta obliterado, se proyecta la oportunidad de que los vasos sanguíneos sean estrangulados, se produzca una congestión y posterior necrosis.

    Se puede apreciar pigmentación de la corona, pero esto no es evidencia de muerte pulpar.

    No necesariamente el diente afectado se desvitaliza, a veces, pueden ocurrir reabsorciones internas, las cuales son visibles clínicamente como una mancha rosada en la poción coronal (reabsorción cervical invasiva) y en otras ocasiones se forma dentina reparadora, la cual oblitera la cámara pulpar y el conducto radicular.

    Tratamiento
    *En dentición temporal

    Si existe muerte pulpar: Tratamiento de conducto

    Si la pulpa está vital: Pruebas de vitalidad y control radiográfico cada 3 meses.

    *En dentición permanente

    Si existe muerte pulpar: Cuando el foramen se encuentra abierto, inducir el cierre apical.

    Si el foramen se encuentra cerrado, se debe realizar tratamiento de conducto.

    Si la pulpa está vital: Pruebas de vitalidad y control radiográfico cada 3 meses.9

    ANCES TECNOLÓGICOS PARA EL DIAGNÓSTICO DE LA VITALIDAD PULPAR
    Laser Doppler Flowmetry

    El Doppler ha sido utilizado en gran variedad de especialidades médicas como: oftalmología, obstetricia, entre otros.

    En Odontología se emplea como una técnica electro-óptica no invasiva, que permite el registro semicuantitativo del fluido sanguíneo pulpar.

    Consiste en una fibra óptica, la cual se coloca en la superficie del diente. A través del flujómetro surge una luz monocromática ( de rayos láser), la cual es transmitida por medio de la corona hasta la pulpa dental para medir o sondear, el retorno de la luz reflejada hacia el flujómetro.

    El movimiento de glóbulos rojos, producirá una frecuencia de cambio de la luz reflejada , mientras que los objetos estacionarios no producen este fenómeno.

    La frecuencia de cambio de la luz refjejada o la ausencia de este fenómeno, brindan una medida cuantitativa del fluido sanguíneo. La señal de flujo está representada por unidades arbitrarias de perfusión (PU).

    Realizando una comparación con otras pruebas diagnósticas estándar, se ha demostrado que éstas requieren una respuesta subjetiva del paciente. Por lo tanto ningún otro método de análisis pulpar puede ser tan veraz como este.

    Los resultados indican que LDF puede diferenciar (con una sensibilidad y especificidad de 1.0) entre dientes vitales y dientes que presentan necrosis de pulpa cameral. §

    Este método debería ser considerado como un medio de demostración del estado pulpar de los dientes anteriores traumatizados. [xvii]

    REABSORCIÓN CERVICAL INVASIVA
    Es una forma poco común de reabsorción dental externa que se caracteriza por su localización cervical, naturaleza invasiva y la tendencia a producir decoloración rosada en la corona dentaria.

    La radiografía revela una imagen radiolúcida, y en casos avanzados no sólo se extiende a la corona sino también a la porción radicular. Se destaca una línea radiopaca que delimita el contorno del conducto pulpar, separándolo de la lesión radiolúcida y que es indicativo de tejido de reabsorción. Generalmente el diagnóstico es resultado de un hallazgo radiográfico.

    Clasificación Clínica
    Clase 1: Pequeña lesión de reabsorción invasiva cerca de la zona cervical con penetración poco profunda en dentina.

    Clase 2: Lesión de reabsorción invasiva bien definida que ha penetrado cerca de la cámara pulpar coronal, pero que muestra poca o ninguna extensión a la dentina radicular.

    Clase 3: Invasión más profunda de la dentina por parte del tejido de reabsorción; no sólo involucra la dentina coronal, sino también se extiende al menos al tercio coronal de la raíz.

    Clase 4: Proceso grande de reabsorción invasiva que se ha extentido más allá del tercio coronal del canal radicular.

    Aunque no se conoce su etiología existen factores predisponentes, como:

  • Tratamientos de ortodoncia

  • Dientes sometidos a endodoncia con antecedentes de traumatismo.

  • Blanqueamiento intracoronario o combinación de ambos procesos.

    Otros autores consideran que la causa primaria de la reabsorción es el crecimiento del ligamento periodontal hacia el interior del tejido dentario como resultado de algun tipo de defecto adquirido o del desarrollo del cemento. También se ha propuesto como posible causa etiológica de este tipo de reabsorción una inflamación de origen bacteriano. [xviii]

    Tratamiento:
    Heithersay[xix] propone una terapéutica innovadora, la cual contrasta con las de aplicación convencional.

  • Anestesia local

  • Protección de los tejidos blandos adyacentes con glicerol

  • Aislamiento del campo con dique de goma.

  • Aplicación de ácido tricloroacético al tejido de reabsorción durante 1-2 minutos.

  • Se expuso la base de la cavidad y se realizó curetaje del tejido avascular afectado químicamente.

  • Verificación del margen cavitario.

  • Pulido con una fresa de alta velocidad

  • Restauración con ionómero de vidrio, éste a su vez, se protegió con una resina fotopolimerizable sin relleno.

    4.DESPLAZAMIENTOS
    Durante un traumatismo, un diente puede ser forzado dentro de su alvéolo.

    Los desplazamientos se clasifican en: sublujación, intrusión, extrusión, desplazamiento parcial y desplazamiento total.

    -4.1 Sublujación:
    El diente está en su sitio aunque se evidencia movilidad y sensibilidad a la percusión . Como tratamiento se disminuye el contacto con el antagonista, y en algunas ocasiones es necesario ferulizar. 9Se puede llevar a cabo este procedimiento con hilo (nylon) de pescar y resinas compuestas. La ferulización no de be durar más de 15 días.

    -4.2 Intrusión o lujación intrusiva
    Es el peor traumatismo que puede recibir un diente.

    El diente es desplazado en sentido apical.

    Este acontecimiento representa uno de los accidentes más serios que se pueden producir. Si un diente temporal es afectado, puede volver a erupcionar en un período de 1 a 6 meses.

    Existe una estrecha relación anatómica entre los ápices de los dientes primarios y el desarrollo de los sucesores permanentes, lo cual explica por qué los traumas en la dentición temporal son fácilmente transmitidos a la dentición adulta. Andreasen3 ha clasificado las desviaciones anatómicas e histológicas del desarrollo dental permanente:

  • Decoloración blanquecina o marrón-amarillenta del esmalte.

  • Decoloración blanquecina o marrón -amarillenta del esmalte, con hipoplasia circular del esmalte.

  • Dilaceración de la corona.

  • Odontomas.

  • Duplicación radicular.

  • Angulación vestibular de la raíz.

  • Angulación lateral del diente o dilaceración.

  • Detención parcial o total, del proceso de formación radicular.

  • Secuestro de gérmenes de dientes permanentes.

  • Perturbación del proceso eruptivo.

    La avulsión y la lujación intrusiva son comúnmente asociadas a los trastornos de formación dentaria.[xx]

    El proceso de erupción debe ser monitoreado, y la intervención quirúrgica es necesaria cuando se ha paralizado dicho fenómeno o si se produce un cuadro infeccioso.

    Si radiográficamente se observa el desplazamiento de un diente, la reposición quirúrgica, o la combinación con exposición ortodóntica y realineamiento deben ser consideradas.


    Caso clínico de intrusión con fractura coronaria y su reposición
    ortodóncica 20 días después, con arcos de níquel titanio


    Cuando existen ápices abiertos, se puede establecer un período de observación. En casos de ápices cerrados, se debe realizar pulpectomía y obturación temporal con hidróxido de calcio, para prevenir reabsorciones radiculares.[xxi]

    Las recomendaciones de tratamiento para dientes intruídos son contradictorias. La terapéutica ideal aún no ha sido encontrada. En algunos casos reportados, la técnica de reposición quirúrgica fue la preferida por razones prácticas, y para prevenir el alto riesgo de aparición una anquilosis. Solamente los dientes menos afectados fueron destinados a tratamiento no quirúrgico.

    La técnica quirúrgica ofrece como ventaja la obtención de una correcta posición dentaria, para que se produzca cicatrización de los tejidos adyacentes y un adecuado acceso endodóntico. Durante el proceso de reposición es posible observar complicaciones como: afección del ligamento periodontal, aumentando las probabilidades de que se produzca una anquilosis, lo cual depende de la experiencia, habilidad y conocimiento científico del operador.

    El tratamiento endodóntico llega a completar la terapia odontológica integral.


    Caso clínico de intrusión con fractura en diente tratado endodónticamente,
    el diente contiguo se perdió por avulsión, el diente intruído, fue traccionado
    ortodóncicamente, con arcos de níquel titanio


    Los dientes intruidos traumáticamente deben mantenerse en observación por un largo período de tiempo, ya que se pueden presentar complicaciones como: necrosis pulpar, reabsorción radicular y obliteración progresiva del conducto radicular. Esta se produce cuando el tejido conectivo pulpar es reemplazado por tejido calcificado, y como consecuencia se obliteran los conductos radiculares. Los dientes con ápices inmaduros son los más afectados.

    Radiográficamente se observa aposición difusa de tejido similar al tejido óseo y puede confundirse con dentina reparadora. Estudios realizados en ratas libres de gérmenes, determinaron que la ausencia de infección después del trauma y durante el proceso de cicatrización, es un prerrequisito para que se presente este cambio regenerativo.

    El diente puede conservarse clínicamente y radiográficamente asintomático, por lo tanto no es necesario el tratamiento de conducto. Si se evidencian signos y síntomas de afección del órgano pulpar o periodontitis apical, se debe realizar la endodoncia correspondiente. [xxii]

    -4.3 Extrusión o lujación extrusiva:
    El ápice se desplaza parcialmente de su alvéolo en sentido axial. Si la extrusión es pequeña, el tratamiento de emergencia consiste en rebajar el borde incisal. Si es grande ( más de 1 mm), se reubica el diente en posición correcta y se feruliza.

    Si el diente traumatizado presenta un completo desarrollo radicular, se debe someter a un cuidadoso monitoreo de vitalidad pulpar, junto con radiografías de control, durante varios meses. Luego de transcurrido un tiempo, se pueden presentar complicaciones como áreas de rarefacción radicular y pérdida de vitalidad pulpar. Bajo estas circunstancias se debe realizar un tratamiento de conducto. Las áreas de reabsorción radicular son visibles en la radiografía cuando alcanzan dimensiones de 0,6 x 1,12 mm, es decir, sólo cuando hayan alcanzado cierta importancia y puedan llevar a pensar en una reabsorción radicular masiva.

    El conducto se somete a la aplicación de hidróxido de calcio, el cual se renovará periódicamente durante 6 meses.

    Casos reportados evidencian radiográficamente que la reabsorción disminuye gradualmente, hasta presenciar cicatrización de las lesiones descritas.

    La patogénesis es el daño a la capa más profunda del ligamento periodontal determinando un aumento de la actividad osteoclástica y, sucesivamente, exposición de los túbulos dentinarios y necrosis pulpar concomitante, originan un proceso acelerado de reabsorción radicular. La disminución de una carga bacteriana lograda a través de un tratamiento endodóntico, permite la cicatrización de las lesiones en cemento. Eventualmente se pueden evidenciar complicaciones periodontales, las cuales en algunos casos pueden ser irreversibles.[xxiii]

    -4.4 Lujación lateral:
    Es el desplazamiento dentario en dirección distinta a la axial, puede ir acompañado de fractura alveolar y laceración de tejidos blandos.

    El trauma de lujación dental ocurre con mayor frecuencia en dentición primaria.

    El tratamiento de una lujación lateral severa consiste en reposicionar el diente y los fragmentos óseos, aplicando presión digital, (bajo anestesia local) se suturan los tejidos afectados y el diente debe ser ferulizado ( con resina fotopolimerizable y alambre de acero de 0,7 por ejemplo).

    La medicación es muy importante, un antibiótico y un antiinflamatorio pueden administrarse para ayudar al proceso de cicatrización. El paciente debe permanecer bajo observación clínica y radiográfica, cada 15 días durante los primeros 2 meses.

    Eventualmente cuando se realiza un monitoreo del caso, se puede evidenciar con una radiografía, complicaciones como: una reabsorción radicular, desaparición de la lámina dura y ensanchamiento del espacio del ligamento, tal como se describe en un caso reportado, donde un niño de 9 años presentó una lujación lateral y fractura horizontal en el tercio medio radicular de un incisivo central superior derecho. El diente fue tratado endodónticamente con hidróxido de calcio, el cual fue reemplazado mensualmente por 3 meses. El paciente desertó de la consulta y fue examinado 2 años y 6 meses después, presenciando clínicamente signos de normalidad, y radiográficamente un sellado biológico de la raíz del diente. Se realizó obturación definitiva del conducto. Al transcurrir cinco años una radiografía periapical revela características clínicas normales, la línea de fractura puede observarse sin alteraciones patológicas.[xxiv]



    Lujación lateral extrusiva.
    Imagen cortesía de www.odontocat.com


    5. AVULSIÓN, EXARTICULACIÓN ó DESPLAZAMIENTO TOTAL.
    Se diagnostica cuando el diente ha sido desalojado completamente de su alvéolo.

    La incidencia de los dientes avulsionados varía de 1 al 16% entre todas las lesiones traumáticas de los permanentes, y de 7 al 13% para la dentición primaria. Los incisivos centrales maxilares son los dientes más frecuentemente avulsionados en ambas denticiones. El grupo de edad más afectado generalmente es entre 7 y 11 años. El sexo masculino experimenta avulsiones tres veces más que el sexo femenino.

    Cuando un diente es avulsionado, el trauma al periodonto resulta en una inflamación localizada en el ligamento periodontal (LPD). Si la respuesta inflamatoria no es excesiva y no está presente ningún otro estímulo inflamatorio, la cicatrización se presenta con la formación de un nuevo LPD y capa de cemento. Este proceso se denomina reabsorción superficial, es asintomático y puede ser visualizado en las radiografías de rutina.

    La reabsorción inflamatoria y de reposición han sido identificada como una complicación de la avulsión dental.

    La reabsorción por reposición se caracteriza por la continuidad del cemento radicular con el hueso circundante (anquilosis) y sin radilolucidez visibles. El primer signo radiográfico de esta reabsorción generalmente se detecta en los primeros 3 a 4 meses y siempre está presente en el primer año después de la reimplantación. La velocidad de reabsorción por reposición varía dependiendo de la extensión de dicha lesión y la edad del paciente.

    La reabsorción radicular inflamatoria se caracteriza por áreas en formas de ondulaciones irregulares sobre la superficie radicular. Esto puede ser demostrado radiográficamente en las primeras tres semanas posteriores al trauma y parece ser un defecto asociado a una zona radiolúcida del hueso. Las causas de la reabsorción inflamatoria son los productos tóxicos y la penetración bacteriana desde el canal radicular, que puede contener tejido necrótico.

    El tratamiento endodóntico efectivamente previene la reabsorción inflamatoria si la pulpa es removida antes que la necrosis y la invasión bacterial ocurra.6

    TRATAMIENTO DE DIENTES AVULSIONADOS
    Las células del LPD que permanecen en el diente después de la avulsión son privadas de su suplemento natural y comienzan agotar sus metabolitos. Estos deben ser reemplazados en los 60 minutos siguientes a la desarticulación. Pasado este tiempo las células de LPD experimentarán necrosis y comenzará la reabsorción. Debido a que la mayoría de los dientes no son reimplantados dentro de este tiempo, el almacenaje biológico y protección de las células LPD contra lesiones mayores es de extremada importancia.

    Muchos métodos de almacenamiento han sido recomendados. Excepto por el pH balanceado del medio de cultivo celular, cualquiera de ellos es dañino para las células LPD ( como el agua y la saliva), o de beneficios limitados ( como la solución salina y la leche). Por lo tanto, el almacenaje prolongado de dientes avulsionados en agua o saliva debería evitarse para prevenir el aumento de reabsorción radicular. Se ha demostrado que la leche esterilizada es compatible con un almacenaje medio de corto tiempo, sólo si los dientes desarticulados son mantenidos allí dentro no más de 15 a 20 minutos. No obstante la leche sólo previene la muerte célular, pero no restaura la morfología normal de las células y la habilidad para diferenciarse y experimentar la mitosis.

    De acuerdo a estudios recientes, el mejor medio de almacenaje para las células LPD es una solución celular-preservativa con un pH balanceado, como una solución balanceada de Hank, solución balanceada o medio de Eagle.6

    El transporte ideal será la solución salina de Hank. La casa 3M Tm., ha comercializado esta solución como el sistema " Save - A - Tooth"®. El producto es a la vez contenedor, y presenta la solución como medio de transporte con los siguientes objetivos: que no se pierda el diente, que no se afecte durante el transporte y evitar la deshidratación de las células.

    En contraste con lo anteriormente expuesto, una investigación realizada in vitro, para evaluar el efecto del almacenaje de dientes avulsionados en solución salina balanceada de Hank o en leche por 15 minutos, en dientes con un tiempo extraoral de 30, 60 y 90 minutos, demostró que no se obtuvo una diferencia significante en el número de células LPD viables, cuando los dientes fueron almacenados en uno u otro medio. Tampoco se obtuvo una desigualdad importante cuando otro grupo de dientes permaneció en un medio seco, durante un periodo de 30 y 60 minutos. También existen estudios realizados con dientes de perros (los cuales permanecieron por 30 minutos o más fuera de la cavidad bucal, y luego se almacenaron) que demuestran una disminución de la anquilosis cuando se efectúa este procedimiento.

    Se estableció la importancia de efectuar otros procesos de indagación, incluyendo estudios in vivo, para ampliar los conocimientos acerca de los efectos potencialmente beneficiosos de la rehidratación de los dientes avulsionados. [xxv]

    RECOMENDACIONES PARA EL TRATAMIENTO DE UN DIENTE AVULSIONADO

    CATEGORIA CONSIDERACIONES TRATAMIENTO
    Ápice maduro con tiempo extraoral menor de 15 minutos.   Limpiar con solución fisiológica y reimplantar.
    Ápice maduro con tiempo extraoral entre 15 y 24 Horas, almacenado en solución reconstituyente. Células PDL en buenas condiciones fisiológicamente y metabólicamente. Reimplantar.
    Ápice maduro con tiempo extraoral entre 15 min. y 360 min. Almacenado en una solución no reconstituyente. Células PDL están fisiológicamente y metabólicamente comprometidas. Sumergir el diente en una solución reconstituyente por 30 min. y reimplantar.
    Ápice maduro con tiempo extraoral de 120 min. No fue sumergido en ninguna solución. Células LPD están fisiológicamente y metabólicamentecomprometidas
    Sumergir el diente en una solución reconstituyente por 30 minutos y reimplantar.
    Ápice maduro con tiempo extraoral mayor de 120 min.

    No fue sumergido en ninguna solución.
    Células LPD están necróticas.
    Curetear el ligamento periodontal del diente, y almacenarlo en hipoclorito de sodio por 30 min. Limpiar y preparar el conducto. Remojar el diente en una solución saturada de ácido cítrico por 3 min., y enjuagar con solución fisiológica. Posteriormente se le aplica una solución fluoruro de estaño por 5 min. y se humedece el diente en una solución 1mg/20ml de doxiciclina por 5 min. El conducto se seca y se obtura con gutapercha. El acceso cameral de restaurarse. Se procede a reimplantar el diente.
    Ápice inmaduro con tiempo extraoral menor de 15 min. Células LPD son viables, pero probablemente contaminadas con bacterias.
    El diente se remoja en una solución de 1mg/20 ml de doxiciclina por 5 min., se reimplanta y se mantiene en observación clínica y radiográfica cada semana. Si se evidencia necrosis pulpar o reabsorción radicular, se procede a extirpar la pulpa y luego se efectúa la apexificación.
    Ápice inmaduro con tiempo extraoral entre 15 min. y 24 hrs., sumergido en una solución reconstituyente. Células LPD son viables, pero el tejido pulpar puede infectar el ápice.
    El diente se remoja en una solución de 1mg/20 ml de doxiciclina por 5 min., se reimplanta y se mantiene en observación clínica y radiográfica cada semana. Si se evidencia necrosis pulpar o reabsorción radicular, se procede a extirpar la pulpa y luego se efectúa la apexificación.
    Ápice inmaduro con tiempo extraoral entre 15 y 360 min. El diente es almacenado en un medio no fisiológico Células LPD están comprometidas
    El diente debe ser sumergido en una solución reconstituyente por 30 min., y en una solución de doxiciclina de 1mg/20ml por 5 min. Se reimplanta y se mantiene en observación clínica y radiográfica cada semana. Si se evidencia necrosis pulpar o reabsorción radicular, se procede a extirpar la pulpa y luego se efectúa la apexificación.
    Ápice inmaduro con tiempo extraroral menor de 120 min. No se almacena en ninguna solución. Células LPD están fisiológicamente y metabólicamente comprometidas.
    El diente debe ser sumergido en una solución reconstituyente por 30 min., y en una solución de doxiciclina de 1mg/20ml por 5 min. Se reimplanta y se mantiene en observación clínica y radiográfica cada semana. Si se evidencia necrosis pulpar o reabsorción radicular, se procede a extirpar la pulpa y luego se efectúa la apexificación.
    Ápice inmaduro con tiempo extraoral mayor de 120 min. Células LPD han sufrido necrosis y existe una mínima posibilidad de revascularización pulpar.
    Curetear el ligamento periodontal del diente, y sumergido en hipoclorito de sodio por 30 min., limpiar y preparar el conducto. Remojar el diente en una solución saturada de ácido cítrico por 3 min., y enjuagar con solución fisiológica. Posteriormente se le aplica una solución fluoruro de estaño* por 5 min. y se humedece el diente en una solución de doxiciclina por 5 min. El conducto se seca y se obtura con gutapercha. El acceso cameral debe restaurarse. Se procede a reimplantar y ferulizar el diente.

    Fuente del cuadro: Krasner P, Rankow H. [xxvi]


    *Se ha demostrado la transmisión de iones de flúor dentro del alvéolo óseo, cuando se humedecen las raíces afectadas en una solución de fluoruro de sodio al 2,4% (acidulada a un pH de 5.5) antes de la reimplantación. Allí el tiempo de liberación de estos fluoruros causa un aumento en la transformación de hidroxiapatita en fluorapatita. Análoga a la terapia de osteoporosis, la actividad de los osteoclastos y los procesos reabsortivos es reducida.

    La velocidad de reabsorción por reposición disminuye mientras que la duración del almacenaje extra-alveolar no es de influencia en el pronóstico de estos dientes reimplatados.

    Las variedades en composición y pH de las soluciones humectantes (Fluoruro de estaño y fluoruro de sodio; pH 3.2 en vez de 5.5) han sido descrita. Sin embargo el tratamiento de conducto completo es de importancia aún mayor para el pronóstico, debido a que los microorganismos y sus toxinas son la razón más frecuente en los procesos inflamatorios alrededor del ápice.

    Debería enfatizarse que la meta de la reimplantación en dientes después del tratamiento con fluoruro de sodio, es la anquilosis, por lo tanto; no debe ser usado en dientes ferulizados con un LPD vivo.6

    “El factor crítico para el éxito del reimplante de un diente avulsionado, no es el tiempo que pasa fuera de la cavidad bucal, sino el estado fisiológico de las células PDL que se encuentran en la superficie de la raíz”.

    CONSIDERACIONES PARA REIMPLANTAR UN DIENTE PERMANENTE AVULSIONADO
    Pautas de la Asociación Americana de Endodoncistas. [xxvii]

    I. Actitud en el lugar de la lesión.
    A. Si es posible, reimplantarlo inmediatamente. Si está contaminado, lavarlo con agua antes del reimplante.
    B. Cuando el reimplante inmediato no es posible, colocar el diente en el mejor medio de transporte disponible.

    II. Medio de transporte
    A. Solución salina equilibrada de Hank
    B. Leche
    C. Suero salino
    D. Saliva (vestíbulo de la boca)
    E. Si no es posible utilizar ninguno de los anteriores, usar agua.

    III. Actitud en la consulta del Odontólogo
    A. Reimplante del diente
    1. Si el tiempo fuera de la boca en seco es inferior a 2 horas, reimplantar inmediatamente.
    2. Si el tiempo de permanencia en seco fuera de la boca es superior a 2 horas, empapar en fluoruro tópico durante 5 - 20 minutos, enjuagar en suero salino y reimplantar.
    3. Si el diente ha permanecido en un medio de almacenamiento fisiológico (tal como solución de Hank, leche o solución salina), reimplantar de inmediato.

    B. Manejo de la superficie del diente
    1. Mantener el diente mojado en todo momento.
    2. No sostener el diente por la superficie de la raíz (tomarlo siempre por la corona).
    3. No tocar ni cepillar la superficie radicular, ni eliminar la punta de la raíz..
    4. Si la raíz se encuentra limpia, reimplantarla tal como esté, tras lavarla con solución salina.
    5. Si la superficie radicular está contaminada, lavar con solución de Hank o salina (utilizar agua corriente sino se dispone de ninguna de las anteriores). Si quedan restos retenidos en la superficie radicular, utilizar con cuidado unas pinzas para algodón eliminar los residuos remanentes o cepillar suavemente los restos con una esponja húmeda.

    C. Manejo del lecho alveolar
    1. Aspirar sin entrar en el interior del alveolo. Si existe un coágulo, irrigar ligeramente con solución salina.
    2. No curetear el alveolo.
    3. No echar aire en el alveolo.
    4. No levantar colgajos quirúrgicos, salvo si existen fragmentos óseos que impidan el reimplante.
    5. Si existe un colapso del hueso alveolar, que impida el reimplante, introducir un instrumento adecuado en el alveolo y colocar suavemente el hueso en su posición original.
    6. Tras el reimplante, comprimir manualmente (si están abiertas) las tablas óseas lingual y vestibular.

    D. Manejo de los tejidos blandos: suturar firmemente cualquier desgarro tisular, particularmente en la zona cervical.
    E. Ferulización (indicada en la mayoría de los casos)
    1. Utilizar grabado ácido y resina únicamente o con un arco de alambre flexible, o disponer de brackets de ortodoncia con un arco de alambre pasivo. Suturar sólo si no son posibles otros medios de ferulización alternativos.(Las férulas de alambre circulares están contraindicadas).
    2. La ferulización debería mantenerse durante 7-10 días; sin embargo, si el diente se muestra excesivamente móvil, se debe volver a ferulizar hasta que la movilidad se sitúe dentro de unos límites aceptables.
    3. Las fracturas óseas que den lugar a movilidad suelen requerir períodos de ferulización más largos (2-8 semanas).
    4. Durante la fase de ferulización, se debería llevar a cabo un mantenimiento en casa que comprendiese:
    a. No morder sobre el diente ferulizado
    b. Dieta blanda
    c. Mantenimiento de una buena higiene oral.

    Actualmente se ha diseñado un sistema de ferulización controlado por una computadora, recibe el nombre de Art Bending, y realiza dobleces individuales de arcos ortodónticos. La ventaja reside en la obtención de un alambre completamente pasivo, con ocupación total de las ranuras de los brackets, ahorrando tiempo y con una alta precisión. Existe una gran aceptación de la férula por parte del paciente, ya que permite los procedimientos de higiene rutinarios.6

    IV. Tratamiento médico complementario
    A. Antibióticos sistémicos
    B. Remitir al médico antes de las 48 horas para consultar sobre el tétanos
    C. Enjuagues de clorhexidina
    D. Analgésicos

    V. Tratamiento endodóncico
    A. Diente con ápice abierto (ápice divergente) y menos de dos horas de tiempo en seco extraoral:
    1. Reimplante para intentar revascularización de la pulpa.
    2. Revisiones cada 3-4 semanas para evidenciar patología.
    3. Si se aprecia patología, limpiar meticulosamente el conducto y rellenarlo con hidróxido de calcio (apicoformación).

    B. Diente con ápice abierto (ápice divergente) y más de dos horas de permanencia extraoral en seco:
    1. Limpieza meticulosa del conducto con hidróxido de calcio.
    2. Revisión a las 6 - 8 semanas.

    C. Diente con el ápice parcial o totalmente cerrado y con menos de 2 horas de permanencia en seco fuera de la boca:
    1. Eliminar la pulpa en 7-14 días.
    2. Tratar el conducto con hidróxido de calcio.
    3. Obturar el conducto con gutapercha , tras 7-14 días con hidróxido de calcio.

    D. Diente con el ápice parcial o totalmente cerrado y más de 2 horas de permanencia en seco fuera de la boca:
    1. Realizar el tratamiento de conducto intra o extraoral..
    2. Si se trata extraoral, evitar el daño químico o mecánico a la superficie radicular.

    VI. Restauración del diente avulsionado
    A. Restauraciones provisionales recomendadas (colocadas antes de la obturación definitiva de los conductos)
    1. Óxido de zinc-eugenol reforzado.
    2. Resina compuesta con grabado ácido.

    B. Restauraciones definitivas recomendadas (colocadas inmediatamente tras la obturación definitiva de los conductos)
    1. Agente adhesivo dentinario.
    2. Resina compuesta con grabado ácido.

    LA REVASCULARIZACIÓN PULPAR DE UN DIENTE AVULSIONADO
    En un estudio realizado se tomaron dientes de perros, los cuales presentaban ápices abiertos. Estos dientes fueron reimplantados y se pudo determinar el efecto de la aplicación tópica de doxiciclina y el tratamiento restaurador con resina sobre la revascularización.

    Los investigadores obtuvieron un éxito del 35%. Radiográficamente observaron crecimiento radicular, y evidenciaron histológicamente la presencia de células osteogénicas, vasos sanguíneos, fibroblastos y tejido conectivo fibroso, ocuparon la porción central del espacio pulpar, sin evidenciar una reacción inflamatoria significante. Aunque no se observaron odontoblastos, estos se consideraron como vitales.

    La aplicación local de docixiclina antes de la reimplantación duplicó la frecuencia de revascularización. La resina resulta no ser efectiva como barrera para la contaminación bacteriana, quizás porque fue aplicada solamente en la porción coronal y no en la cervical, lo que permitió el paso de microorganismos hacia la pulpa.

    Finalmente los dientes utilizados en esta investigación fueron extraídos, lo cual no se asemeja al trauma de una desarticulación, por lo tanto los efectos beneficiosos de la resina no se demostraron.[xxviii]

    Anteriormente se reseñaron las posibilidades terapéuticas que pueden emplearse cuando un diente permanente es avulsionado.

    Por lo tanto, ¿Los dientes temporales pueden ser reimplantados?

    Existen argumentos que se oponen., la mayoría de estos se apoyan en el alto riesgo de aparición de necrosis pulpar, la cual conllevaría a una lesión periapical y al daño del germen del diente permanente. La Asociación Americana de Endodoncistas sugirió en 1995 que los dientes temporales no se deben reimplantar.

    Existen escasos reportes clínicos acerca de este tema, y la mayoría de estos explican que este procedimiento no esta contraindicado en la totalidad de los casos, y la decisión final se debe de considerar tomando en cuenta las condiciones clínicas que se presentan.

    En la Universidad de Niigata (Japón), se llevó a cabo una investigación que duró 14 años, desde 1979 hasta 1994. Observaron 54 dientes avulsionados, de los cuales solo 4 fueron reimplantados con éxito, ya que presentaban un corto tiempo extraoral, se almacenaron en alguna solución y la posibilidad de la infección después del reimplante era pequeña. 50 dientes no se pudieron reinsertar ya que no presentaban las condiciones anteriormente señaladas.

    Especialmente en pacientes menores de 3 años quienes no pueden usar un mantenedor de espacio removible, se indica esta posibilidad terapéutica, para asistir y prevenir problemas oclusales, funcionales y estéticos.[xxix]


    Avulsión del 21 y 22


    Rehidratación en solución reconstituyente


    Tratamientos de conducto extraorales


    Reimplantación del 21 y 22

    Preparación protésica del 11, 21 y 22


    Instalación de coronas en el 11,21 y 22
    Imágenes cortesía de www.odontocat.com


    Caso de reimplante dentario: Las endodoncias fueron efectuadas antes de reinsertar el diente. Al cabo de dos meses se realizaron restauraciones definitivas con coronas. Probablemente debido a los avances alcanzados por la ciencia, en plan de tratamiento de rehabilitación podría variar en la actualidad.

    CONCLUSIONES
    Las causas de los traumatismos dentales son diversas: caídas, golpes, accidentes automovilísticos y deportes de contacto; los cuales, representan los motivos más relevantes de estos accidentes.

    Los individuos de sexo masculino sufren mas lesiones que el sexo femenino, y las edades más afectadas oscilan entre los 11 y 15 años de edad. Los incisivos centrales superiores temporales y permanentes son los dientes más traumatizados. Estudios demostraron que; en dentición temporal el diagnóstico más frecuente es el de daño a los tejidos de soporte, seguido de sublujación, avulsión y lujación intrusiva, y en dentición permanente la fractura no complicada de la corona, fue el incidente más observado.

    Gracias a los adelantos en tecnología, técnicas de tratamiento y materiales dentales, se pueden ofrecer a los pacientes alternativas ventajosas y conservadoras, tomando en cuenta la edad, tipo de trauma, condiciones orales y sistémicas y factor socio-económico del paciente.

    Aunque algunas veces estos eventos desafortunados no se pueden prevenir, es importante incentivar el uso de protectores bucales cuando se practiquen deportes de contacto.

    El Odontólogo es el profesional capacitado para diagnosticar y tratar traumatismos dentales, debe ser consultado inmediatamente después del accidente, y no solo cuando exista sintomatología o se involucre la estética. Estos eventos son dolorosos y pueden afectar emocionalmente a los pacientes, por lo tanto para tratarlos se requiere de experiencia, buen criterio clínico y habilidad, difícilmente comparables a la hora de resolver otros casos que eventualmente se presenten en la consulta.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
  • Sensibilidad: Valor que utiliza la prueba para medir la presencia de una patología.
    Especificidad: Valor que utiliza la prueba para evitar diagnosticar una falsa patología.

    1. Glendor U,Koucheki B, Halling A. Risk evaluation and type of treatment of multiple dental trauma episodes to permanent teeth. Endodontics & Dental Traumatology 2000; 16:205-210.

    2. Carrascoz A., Ferrari C., Ferreira de Medeiros J., Simi J. Epidemiología e etiología do traumatismo dental em dentes permanentes na regiao de Braganca Paulista. 2000. Disponible en: www.medcenter.

    3. Andreasen, J.O, F.M. Text book and color atlas of traumatic injuries of the teeth. 3rd ed. Copenhagen: Munksgaard; 1994.

    4. University of Geneva. Faculty of Medicine. School of Dentistry. Dental trauma and dento-alveolar injuries. Disponible en: www.unige.ch/smd/orthotr.htm

    5. Olmeda. Detección del maltrato infantil en los consultorios odontoestomatológicos. 1997. Disponible en: www.coem.org/revista/anterior/11-97/articulo.html

    6. Cacciafesta V., Miethke R., Jost-Brinkmann P., Scheifele C., Becker J. Reimplantación y ferulización de incisivos avulsionados con el Sistema Art Bending. Discusión y reporte de un caso. Journal of Orthopedic-Orthodontics and Pediatric Dentistry. 1999.

    7. Cincinnati Children´s Hospital Medical Center. Tooth Trauma. 1995-2001. Disponible en: www.cincinnatichildrens.org/youngandhealthy/archives/2000/fall/fall00tooth.asp

    8. Blinkhorn F. The aetiology of dentoalveolar injuries and factors influencing attendance for emergency care of adolescents in the North West of England. Endodontics & Dental Traumatology. 2000; 16:162-165. Munksgaard, 2000.

    9. Cátedra de Odontología Pediátrica de la Universidad Central de Venezuela. Conceptos Básicos en Odontología Pediátrica. Capítulo 11. Caracas, Venezuela: Editorial Disinlimed; 1996.

    10. Borssén E, Holm A-K. Treatment of traumatic dental injuries in a cohort of 16 -year –olds in northern Sweden. Endodontics & Dental Traumatology 2000; 16: 276-281. Munksgaard, 2000.

    11. Georgetown Family Dentistry. Dental Trauma.2000. Disponible en: www.georgetownfamdentistry.com.

    12. Prieto M, Pérez G. Recubrimiento pulpar directo con hidróxido de calcio en molares primarios. Disponible en: www.ortodoncia.ws/13.asp

    13. De Oliveira R., Imparato J., Gabarino M., Pérez N. Banco de dientes: una alternativa para la rehabilitación de dientes temporales anterosuperiores. Disponible en: www.medcenter.com

    14. Deldem A., Cunha R., Percinoto C., da Silva L. Severe lateral luxation and root fracture: report of a case with 5 year folow-up. Endodontics & Dental Traumatology 1999; 15: 91-93. Munksgaard.

    15. Funato A., Funato H., Matsumoto F. Tratment of a vertical root fracture. Endodontics & Dental Traumatology. 1999; 15:46-47. Munksgaard 1999.

    16. American Association of Endodontists.2000. Disponible en.www.americanassociationofendodontists.com

    17. Evans D, Reid J, Strang R,Stirrups D. A comparison of laser Doppler flowmetry with other methods of assessing the vitality of traumatized anterior teeth. Endodontics & Dental Traumatology. 1999.15: 284-290. Munksgaard, 1999.

    18. Heithersay G. Características clínicas radiológicas e histológicas de la reabsorción cervical invasiva. Quintessence 2000; 7: 439-448.

    19. Heithersay G. Tratamiento de la reabsorción cervical invasiva: análisis de los resultados de utilizar la aplicación tópica de ácido tricloracético, curetaje y restauración. Quintessence 2000; 9: 568-582.

    20. Abbot PV, Gregory Pj. Complicated crown fracture of an unerupted permanent tooth-a case report. Endodontics & Dental Traumatology 1998; 14:48-56. Munksgaard, 1998.

    21. Filipi A. Transplantation of displaced and dilacerated anterior teeth. Endodontics & Dental Traumatology. 1998; 14: 93-98. Munksgaard. 1998.

    22. Heling I, Slutzky-Goldberg I, Lustmann J, Ehrlich Y, Becker A. Bone-like tissue growth in the root canal of immature permanent teeth after traumatic injuries. Endodontics & Dental Traumatology 2000. 16: 298-303. Munksgaard, 2000.

    23. Morena S. Luxación extrusiva: complicaciones endodónticas y periodontales . Journal de Clínica en Odontología. 2000-2001. 1; 49-51.

    24. Delbem ACB, Cunha RF, Percinoto C, da Silva LBG. Severe lateral luxation and root fracture; report of a case with 5-year follow-up. Endodontics & Dental Traumatology. 1999; 15: 91-93. Munksgaard. 1999.

    25. Doyle DL, Dumsha TC, Sydisis Rj. Effect of soaking in Hank’s balanced salt solution or milk on PDL cell viability of dry stored human teeth. Endodontics & Dental Traumatology. 1998; 14: 221-224.

    26. Krasner P, Rankow H. Avulsed tooth treatment recommendations. 1997. Disponible en: www.excellenceinendodontics.com

    27. Consideraciones para reimplantar un diente permanente avulsionado. Disponible en: www.odontolink.com.

    28. Yapinset K, Trope M. Pulp revascularization of replanted immature dog teeth after different treatment methods. Endodontics & Dental Traumatology 2000; 16: 211-217. Munksgaard, 2000.

    29. Kinoshita S, Mitomi T, Taguchi Y, Noda T. Prognosis of replanted primary incisors after injuries. Endodontics & Dental Traumatology 2000; 16: 175-183. Munksgaard, 2000.


  • Imprimir este Artículo Recomendar este Artículo Guardar este Artículo en PDF

    HOME > ARTÍCULOS PUBLICADOS > AÑO 2001 >
    Ir al principio



  • Iniciar sesión
    Regístrese
    Directory of open access journals

    Radiografías panorámicas,
    cefálicas fotografía clínica
    especializada
    (0212)762.3892/763.3028
     
    PRIVACIDAD | ACCESIBILIDAD
    Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría
    Depósito Legal Nº: pp200102CS997 - ISSN: 1317-5823 - RIF: J-31033493-5
    Calle El Recreo Edif. Farallón, piso 9 Ofic. 191, Sabana Grande, Caracas, Venezuela
    Teléfonos: (+58-212) 762.3892 - 763.3028
    publicacion@ortodoncia.ws
    Desarrollado por: