Artículo Original

Cambios en la articulación temporomandibular por tratamiento de ortodoncia y de ortopedia

Esquivel-Loaiza Xóchitl Guadalupe1, Gutiérrez-Rojo Jaime Fabián2

Resumen

La articulación temporomandibular, comprende un conjunto de estructuras anatómicas que establecen una relación entre el hueso temporal y la mandíbula, es encargada de realizar funciones vitales como la fonación, masticación y deglución. Sin embargo, se puede ver afectada debido a múltiples factores, generando una disfunción y desencadenando sintomatología en quienes la padecen. Durante mucho tiempo se ha tenido la interrogante sobre el tratamiento de ortodoncia y si el movimiento dental que origina puede desencadenar una disfunción, sin embargo, se sabe que una correcta posición dental genera una armonía del sistema estomatognático favoreciendo a la articulación.

Palabras clave: Articulación temporomandibular, disfunción, tratamiento de ortodoncia, sintomatología, maloclusión.


Original Article

Abstract

The temporomandibular joint, comprising a set of anatomical structures that establish a relationship between the temporal bone and the mandible, is responsible for performing vital functions such as phonation, chewing, and swallowing. However, it can be affected due to multiple factors, generating a dysfunction and triggering symptoms in those who suffer from it. For a long time, there has been a question about orthodontic treatment and if the dental movement that it causes can trigger a dysfunction, however, it is known that a correct dental position generates a harmony of the stomatognathic system favoring the joint.

Key words: temporomandibular joint, dysfunction, orthodontic treatment, symptomatology, malocclusion.


  1. Estudiante de la Especialidad de Ortodoncia de la Universidad Autónoma de Nayarit. Correo electrónico: xodent@hotmail.com
  2. Docente de la Especialidad de Ortodoncia y de la Unidad Académica de Odontología de la Universidad Autónoma de Nayarit. Correo electrónico: jaimefg79@hotmail.com

Introducción

El sistema estomatognático es la unidad morfofuncional del cuerpo humano encargada de llevar a cabo la masticación, deglución y fonación. Se encuentra integrado por un conjunto de estructuras esqueléticas, musculares, glandulares, nerviosas y dentales, en unión con dos articulaciones temporomandibulares situadas a cada lado del cráneo, éstas estructuras se mantienen en comunicación a través de un sistema de control neurológico encargado de coordinar y regular cada una de las funciones.1,2,3

Es en la articulación temporomandibular donde se produce la conexión craneomandibular, se encuentra formada por dos superficies convexas cubiertas por un fibrocartílago, en unión con la cavidad glenoidea, ubicada en la escama del temporal. Se encuentra inervada por el nervio auriculotemporal, masetero, y los temporales profundos posteriores, así como en unión con cuatro pares de músculos, los cuales permiten realizar movimientos de apertura, cierre, protrusión, retrusión y lateralidad.1,4,5,6

Se trata de una de las articulaciones más complejas del cuerpo humano, debido a que es ginglimoartroidal, por su capacidad de generar movimientos de bisagra y traslación, además de encontrarse relacionada directamente con músculos, ligamentos y dientes. Por lo que, cuando se manifiesta alguna alteración no puede pasar desapercibida, ya que se desencadena sintomatología en las estructuras con las que se relaciona, generando una disfunción.1,7,8

La articulación temporomandibular es considerada como un componente del sistema estomatognático de difícil tratamiento y comprensión, por lo que en ocasiones se deja de lado su estudio y diagnóstico. Sin embargo, los trastornos de la articulación temporomandibular son los más comunes después del dolor dental, presentándose entre el 40% y 50% de la población. Se dice que el 83% de la población presenta algún tipo de alteración y tan solo un 17% se encuentra libre de presentar algún problema articular. 5,9,10

Los trastornos de la articulación temporomandibular se presentan con mayor frecuencia en el sexo femenino, en una relación 4:1, entre los 25 y 35 años de edad, debido a factores hormonales, problemas de carácter emocional y estructura anatómica. Sin embargo, existe otro factor que puede predisponer las alteraciones en la articulación, como es la edad, pues a mayor edad existe mayor riesgo de desarrollar alguna disfunción. 5,10

Las personas que presentan un problema articular suelen tener manifestaciones como dolor de cabeza, sensibilidad a la palpación y presión de los músculos de la masticación, chasquidos, limitación de la apertura y disminución de los movimientos mandibulares, además de ruidos articulares, los cuales se encuentran presentes en el 90% de las personas que manifiestan una disfunción temporomandibular.5,11

Con el tiempo se le ha cuestionado al ortodoncista si la maloclusión influye en el desarrollo de problemas articulares, y la influencia que tiene un tratamiento de ortodoncia en la presencia de signos y síntomas.12

Fue en el año de 1930, cuando las alteraciones de la ATM adquirieron importancia, y a finales de los 80´s se incrementaron las demandas adjudicando a la ortodoncia como causante de dichos trastornos. Desde entonces este tema ha sido estudiado con la finalidad de analizar la relación existente entre uno y otro.13,14

Sánchez ME, menciona que la intercuspidación se encuentra estrechamente relacionada con la posición cóndilo disco, y al modificar las posiciones dentales se puede influir en la descompensación de la articulación, y que cuando la relación céntrica y oclusión céntrica coinciden se habla de un tratamiento ideal. Un buen tratamiento de ortodoncia es aquel en el que se consiguen todos los contactos oclusales en boca, disminuyendo el factor desencadénate de problemas articulares.14

Por lo que existen signos y síntomas de los trastornos articulares asociados a determinadas maloclusiones morfológicas y funcionales, como es la mordida abierta anterior, interferencias oclusales, así como la mordida cruzada anterior y posterior, desencadenado dolor en los músculos de la masticación, limitación de movimientos mandibulares y presencia de ruidos articulares. 15,16

El signo con mayor prevalencia en un estudio realizado en una comunidad de Chile fue la desviación mandibular, seguido por el ruido articular y el salto articular, el síntoma con menor prevalencia encontrado fue el dolor.16,17

Debido a que los trastornos temporomandibulares son una condición con alta prevalencia en pacientes con maloclusiones, es necesario realizar una historia clínica exhaustiva de la articulación antes de iniciar un tratamiento ortodóncico, para así poder detectar aquellos pacientes que pudieran tener un mayor riesgo de descompensación articular, estableciendo un plan de tratamiento adecuado, para obtener buenos resultados estéticos y funcionales. 15,17,18

En el caso de la edad infantil, se asume que se nace en un estado libre de afecciones temporomadibulares, salvo que se presente un nacimiento traumático que pueda afectar la articulación, o algún patrón hereditario o hábito que exija adaptación. Por lo que los síntomas en niños son igual de frecuentes que en adultos, se reporta en un 20% a 56% entre niños de 7 a 18 años. Sin embargo, su sistema de adaptación hace que no se produzcan manifestaciones clínicas, como son, alteraciones del disco, subluxaciones, entre otros.19

Debido a que en adultos se presenta un menor sistema adaptativo, dichas alteraciones se hacen más evidentes, desencadenando problemas dentales, musculares y articulares, evidenciándose a partir de los 15 años de edad. 19

Sin embargo, existen factores predisponentes que pueden desencadenar problemas de disfunción, como el hábito de succión digital, onicofagia, bruxismo, mordida cruzada posterior, alergias, entre otros. 20,21

Un tratamiento ortodóncico quirúrgico encaminado a tratar una maloclusión proporciona no solo una mejora en el aspecto físico o funcional, sino que también en los síntomas que aquejan a la articulación, por otro lado, se ha demostrado que el tratamiento de ortodoncia no garantiza la ausencia de disturbios de la articulación en edades adultas, pero al ser tratados en edades tempranas favorece a un buen desarrollo y previene desórdenes articulares. 12

El 33% de jóvenes que inician con tratamiento de Ortodoncia presentan algún tipo de trastorno temporomandibular incipiente durante el proceso, sin embargo, desde el inicio son candidatos a padecer problemas articulares, debido a las mal posiciones dentarias, lo que ocasionaría aparición de secuelas posteriores al tratamiento.22

Pazarón y Guzmán, reportaron en su caso clínico la remisión de sintomatología dolorosa, limitación de apertura bucal e hipertonicidad muscular, en un paciente con disfunción craneomandibular utilizando aparatología ortodóncica, concluyendo en que hubo una mejora de la posición del cóndilo dentro de la cavidad glenoidea.23

Brito et al., encontraron en su estudio realizado en pacientes con maloclusión clase II esqueletal con mordida profunda, la reducción de los chasquidos y dolores articulares, mediante el uso del plano de mordida metálico, modificándose así la posición del cóndilo mandibular en un 100% de los individuos sometidos al estudio. 24

Quintero et al., reportaron en su estudio realizado en un paciente con dolor articular, tratado con aparatología ortopédica funcional SN3 con tacón bilateral, el alivio total de la sintomatología, así como un aumento en la apertura bucal y eliminación del clic articular, concluyendo en que el uso de la ortopedia funcional puede ser un tratamiento favorable para problemas articulares.25

En un artículo realizado por Palomino et al., acerca del uso de propulsores mandibulares y los efectos que ocasiona en la articulación temporomandibular, se llegó a la conclusión de que estos provocan un dislocamiento condilar, junto a una remodelación en la relación cóndilo, disco y cavidad glenoidea, logrando así el adelantamiento de la mandíbula, sin embargo, no se encontraron alteraciones significativas, observándose posteriormente un restablecimiento de la articulación.26

Pancherz et al., realizaron un estudio en el que se examinaron 14 pacientes tratados con propulsor mandibular Herbst, después de 32 años de uso, con la finalidad de ver si existía algún cambio en la articulación, encontrando únicamente artrosis en 1 paciente a los 6 años, y en 3 pacientes a los 32 años de seguimiento, sin presencia de dolor. Concluyendo que el aparato Herbst no causa daños a la articulación a largo plazo y que por el contrario puede ayudar al reposicionamiento del disco en caso de encontrarse desplazado.27

Suárez et al., reportaron en su estudio la falta de relación entre el tratamiento de ortodoncia y la disfunción temporomandibular, y refieren a través del Índice clínico de Helkimo, que en casos donde se presentó dolor muscular o disfunción de leve a moderado, se debió a falta de ajuste oclusal al finalizar el tratamiento de Ortodoncia.28

Hellsing et al., evaluaron los cambios producidos en la articulación temporomandibular con el uso de un plano de mordida anterior. Encontrando que no hay remodelación ósea en la articulación temporomandibular después del uso del aparato.29

Akarsu y Ciger, reportan un caso tratado con el plano de mordida anterior en el que no tuvieron problemas en la articulación temporomandibular.30

Major et al., no encontraron cambios en la posición del cóndilo en pacientes con maloclusión clase I tratados con extracciones o sin extracciones. Dividieron en dos grupos los pacientes con extracciones, en un grupo utilizaron loops en L y en el otro grupo cadenas elásticas, no encontraron diferencias en la posición del cóndilo al utilizar estas formas de cierre.31

Badel et al., mencionan que la disfunción en la articulación temporomandibular puede ser resultado de varios factores. Por lo que la oclusión no se ha determinado como la causa principal de los problemas de la articulación temporomandibular.32

Machado et al., realizaron una revisión sistemática de imágenes de la articulación temporomandibular durante el tratamiento de ortodoncia. En la que concluyeron que si la ortodoncia se realiza de manera correcta no causa efectos adversos en la articulación temporomandibular. Durante ortopedia si cambian las estructuras de óseas de la articulación temporomandibular.33

Los trastornos articulares son cada vez más frecuentes, mientras unos autores consideran a la maloclusión como un factor etiológico importante, otros expresan lo contrario, pues mencionan que un tratamiento de ortodoncia puede ocasionar trastornos de la articulación durante el tratamiento. Sin embargo, los pacientes que presentan una maloclusión presentan mayor disposición a presentar algún problema articular, por lo que se recomienda durante el diagnóstico y el tratamiento evaluar la articulación. El tratamiento de ortodoncia puede influir en la disminución de la sintomatología y disfunción cuando se lleva a cabo adecuadamente.14,15,28,34,35.

Referencias Bibliográficas

  1. Sardiña M, Casas J. Anomalías de la oclusión dentaria asociadas a la disfunción temporomandibular. Rev Med Electrón. 2010; (citado 2019 Mar 30); 32(3). Disponible en URL: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202010/vol3%202010/tema6.htm
  2. Okeson J. Anatomía funcional y biomecánica del sistema masticatorio. En: Okeson J. Tratamiento de Oclusión y afecciones Temporomandibulares. 5ta Edición. Barcelona; ELSEVIER Mosby; 2003. p. 3-26.
  3. Okeson J. Etiología de los trastornos funcionales del sistema masticatorio. En: Okeson J. Tratamiento de Oclusión y afecciones Temporomandibulares. 6ta Edición. Barcelona: ELSEVIER Mosby; 2008. p. 130-63.
  4. Magne C. Disfunciones en la Articulación Temporo Mandibular (atm) por Ausencia de Piezas. Rev. Act. Clin. Med. 2012; 23:1080-85.
  5. Murrieta J. et al. Prevalencia de chasquido en la ATM y su relación con el tipo de oclusión dental, en un grupo de jóvenes mexicanos. Revista ADM. 2011; 68(5):237-43.
  6. Isberg A. Dolor de región de la articulación temporomandibular. En: Isberg A. Disfunción de la Articulación Temporomandibular Una Guía Práctica. 1ra Edición. Sao Paulo; Artes médicas Latinoamérica; 2003. p. 13-20.
  7. Estrella G. La Articulación-Temporomandibular. En: Estrella G. Detección precoz de los Desórdenes Temporomandibulares. 1ra Edición. Caracas; AMOLCA; 2006. p. 15-26.
  8. González X, García C, Porras O, Corbillón JC. Rev. Ciencias Médicas de Pinar del Río. 2016; 20(3): 291-97.
  9. Puigdollers A, De la Iglesia F. Desórdenes temporomandibulares y tratamientos de ortodoncia. Rev. Esp. Ortod. 2003; 33(4): 347-52.
  10. Verdugo-Barraza ML, García-Zamora RA, Castro-Lara AL. Disfunción de la Articulación Temporomandibular (ATM) en pacientes de nuevo ingreso a la clínica de Ortodoncia y Ortopedia de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Rev. Med. UAS Nueva época. 2010; 1(2): 7-11.
  11. Aragón MC, Aragón F, Torres LM. Trastornos de la articulación témporo-mandibular. Rev. Soc. Esp. Dolor. 2005; 12(7): 429-35.
  12. Puigdollers A. Ortodoncia y articulación temporomandibular. Rev. Esp. Ortod. 2010; 40(1): 3-4.
  13. Nicola AC, Malpica R. Disfunción de la articulación temporomandibular en pacientes con artritis reumatoidea. Odus Científica. 2014; 15(1): 7-14.
  14. Sánchez ME, Casado I. Diagnóstico o de la disfunción craneomandibular en pacientes que comienzan tratamiento Ortodóncico. Caso clínico. REDOE. 2009;(citado 2019 Mar 30) 2009. Disponible en URL: https://redoe.wordpress.com/2009/03/20/diagnostico-o-de-la-disfuncion-craneomandibular-en-pacientes-que-comienzan-tratamiento-ortodoncivo-caso-clinico/
  15. Caballero MD, Seguí G, Hidalgo A, Altunaga A. Síndrome dolor disfunción temporomandibular en pacientes que han abandonado el tratamiento de Ortodoncia.Rev AMC. 2014; (citado 2019 Abril 7); 18(6). Disponible en:
  16. Quijano Y. Anatomía clínica de la articulación temporomandibular (ATM). Morfolia. 2011; 3(4): 23-33.
  17. Larenas-Calderón C, Saavedra-Layera L, Vergara-Núñez C, Spano-Perez N. Prevalencia de signos y síntomas de trastornos temporomandibulares previo a tratamiento de ortodoncia en una población de Santiago, Chile. Rev. Clin. Periodoncia Implantol. Rehabil. Oral. 2018;11(3): 160-63.
  18. Hidalgo ME, Vargas M, Cabrera D. Ortodoncia en adultos. Rev. Med. Clin. Condes. 2013; 24(6): 1044-51.
  19. Campos MT, Herrera A, Ruan V. Desordenes Témporomandibulares en la población infantil, un tema controversial. Revista Latinoamericana de Ortodoncia y Odontopediatría. 2006; 2006.
  20. Rodríguez N, Villanueva N, Cuairán R, Cuairán V, Canseco J. Disfunción de la articulación temporomandibular en pacientes de 9 a 14 años pretratamiento de ortodoncia. Rev. Odont. Mex. 2011; 15 (2): 72-6.
  21. Nishioka M, Ioi H, Matsumoto R, Goto T, Nakata S, Nakasima A, Counts A, Davidovitch Z. TMJ osteoarthritis/ Osteoarthrosis and immune system factors in a Japanese Sample. Angle Orthod. 2008; 78 (5): 793-8.
  22. Martínez I, Toledo T, Prendes AM, Carvajal T, Delgado A, Morales JM. Masticación unilateral y tratamiento de Ortodoncia como factores de riesgo de disfunción temporomandibular. Rev. Méd. Electrón. 2009; (citado 2019 Mar 30); 31(6).Disponible en URL: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202009/vol6%202009/tema7.htm
  23. Guzmán I, Pazarón H. Tratamiento Ortodóntico de la disfunción Craneomandibular. Reporte de un caso clínico.Revista Mexicana de Ortodoncia. 2015; 3(2): 105-11.
  24. Brito KG, Ortiz E, Dau R, Ubilla W. Cambio de posición del cóndilo dentro de la cavidad glenoidea en pacientes clase II esqueletal con mordida profunda. Actas Odontológicas. 2017; XIV (1): 43-8.
  25. Quintero AG, Rivera N, Rodríguez II. Terapéutica Ortopédica Funcional de los Maxilares en paciente con dolor en la Articulación Temporomandibular. Reporte de caso. Ciencia Odontológica. 2016; 13(2): 128-38.
  26. Palomino-Gómez SP, Almeida K, De Mello P, Restrepo M, Raveli D. Revista CES Odontología. Efectos de los aparatos propulsores mandibulares fijos en la articulación temporomandibular. 2014; 27(2): 82-92.
  27. Pancherz H, Bjerklin K, Hashemi K. Late adult skeletofacial growth after adolescent Herbst therapy: a 32-year longitudinal follow-up study. Am J Orthod. DentofacialOthop. 2015;147(1):19-28.
  28. Suárez AL, Pellitero B, Díaz JE, Bidopia D. Disfunción temporomandibular en pacientes dados de alta en Ortodoncia de la Clínica "Manuel Angulo Farrán". Revista Científica de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín. 1998; (citado 2019 Mar 30); 2(4). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/est/vol42_3_05/est05305.htm
  29. Hellsing E, Hellsing G, Eliasson S. Effects of fixed anterior biteplane therapy- a radiographic study. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 1996; 110 (1): 61-8.
  30. Akarsu B, Ciger S. Effects of fixed anterior biteplane treatment on stomatognathic system of a patient with deepbite. Olgu Raporu. 2008; 32 (4): 65-73.
  31. Major P, Kameichuk L, Nebbe B, Petrikowski G, Glover K. Condyle displacement associated with premolar extraction and nonextraction orthodontic treatment of class I malocclusion. Am J Orthod Dentofac Orthop. 1997; 112 (4): 435-40.
  32. Badel T, Marotti M, Saciv I, Basic-Kes V. Temporomantibular disorders and occlusion. Acta Clin Croat. 2012; 51: 419-424.
  33. Machado E, Armindo R, Cunali P. Imaging from temporomandibular joint orthodontic treatment: a systematic review. Dental Press J Orthod. 2011; 16 (3): 54. E 1-7.
  34. Raposo S, Díaz ME, Rodríguez IC. Epidemiología de la disfunción temporomandibular. REDOE. 2017;11(41): 05.
  35. Badel T, Marotti M, Savic I. Temporomandibular disorders and orthodontic treatment – A review with a reported clinical case. Disponible en: www.researchgate.net/publication/221927842_Temporomandibular_Disorders_and_Orthodontic_Treatment_A_Review_with_a_Reported_Clinical_Case