Artículo Original

Alergias y asma en la reabsorción radicular

Gutiérrez-Montalvo Grecia1; Gutiérrez-Rojo Jaime Fabián2

Resumen

La alergia es una reacción de hipersensibilidad de un individuo sensible ante una sustancia extraña denominada alérgeno, que para la mayoría de las personas no es dañino. El asma es un proceso inflamatorio crónico caracterizado por constricción bronquial, hiperrespuesta de las vías aéreas e inflamación de las mismas, lleva a una respuesta inmunitaria mediada principalmente por linfocitos TH2. Las alergias y el asma desencadenan distintos eventos biológicos, celulares y moleculares que tienen un vínculo con la inflamación.

La presencia de inflamación en el ligamento periodontal en las etapas tempranas del movimiento dental y la presencia de leucocitos activados, que se originan en órganos enfermos y tejidos en los vasos periféricos; establece una relación entre algunas patologías y la reabsorción radicular.

Palabras clave: Alergia, asma, reabsorción, ortodoncia.


Original Article

Abstract

Allergy is a hypersensitivity reaction of a sensitive individual to a foreign substance called an allergen, which for most people is not harmful. Asthma is a chronic inflammatory process characterized by bronchial constriction, airway hyperresponsiveness, and airway inflammation, leading to an immune response mediated primarily by TH2 lymphocytes. Allergies and asthma trigger different biological, cellular, and molecular events that are linked to inflammation.

The presence of inflammation in the periodontal ligament in the early stages of tooth movement and the presence of activated leukocytes, which originate from diseased organs and tissues in peripheral vessels; establishes a relationship between some pathologies and root resorption.

Key words: Allergy, asthma, resorption, orthodontics.


  1. Gutiérrez-Montalvo Grecia Estudiante de la Especialidad de Ortodoncia de la Universidad Autónoma de Nayarit.
  2. Gutiérrez-Rojo Jaime Fabián Docente de la Especialidad de Ortodoncia de la Universidad Autónoma de Nayarit. jaime.gutierrez@uan.edu.mx

Introducción

El tratamiento ortodóntico en pacientes con compromiso médico es una situación cada vez más común en la actualidad.1 Las reacciones alérgicas incrementan la susceptibilidad de los pacientes, es importante conocer y tratar de manera adecuada estas condiciones que representan una alteración en el sistema inmune.2

En un estudio realizado por Lee y cols. acerca de la percepción a largo plazo de los dientes con reabsorción radicular ortodóntica, los datos arrojaron que ningún prostodoncista o periodoncista tenía la percepción de que los factores sistémicos como el asma, elementos autoinmunes, diabetes y desordenes hormonales contribuían a la reabsorción radicular; solo el 8% de los ortodoncistas y el 5% de los odontólogos consideraban el asma como un factor.3

El sistema inmune tiene como objetivo neutralizar y eliminar sustancias extrañas para el individuo, para esto hay diferentes células en el organismo participando. En la primera línea de defensa se encuentran los linfocitos B, estos son capaces de reconocer cualquier sustancia extraña o antigeno. Los alergenos son antígenos los cuales desencadenan una reacción exagerada (reacción alérgica).4

La alergia es una reacción de hipersensibilidad de un individuo sensible ante una sustancia extraña denominada alérgeno, que para la mayoría de las personas no es dañino. Las enfermedades alérgicas se presentan entre un 15 y 30% de las personas alrededor del mundo. Las alergias en cavidad oral son por reacciones de hipersensibilidad de tipo I o de tipo IV. Las de tipo I son inmediatas la respuesta es en minutos hasta las 6 horas de la exposición al alergeno, y las de tipo IV se realiza a través de los linfocitos T y esto suele pasar entre las 24 a 72 horas después del contacto con el alergeno.5

Dentro de las enfermedades alérgicas, el asma, la rinitis alérgica y la dermatitis atópica con las más comunes.6 En la odontología se pueden encontrar reacciones alérgicas por metales, acrilatos, materiales de endodoncia, materiales de impresión, anestésicos, látex, cerámicas, pastas dentales y enjuagues bucales.5

El asma es un proceso inflamatorio crónico caracterizado por constricción bronquial, hiperrespuesta de las vías aéreas e inflamación de las mismas,7,8,9 lleva a una respuesta inmunitaria mediada principalmente por linfocitos TH2.10

La etiología del asma es multifactorial y se relaciona con predisposición genética y factores ambientales gatillo, en esto existe una interacción entre el sistema inmunológico y el sistema nervioso autónomo. Uno de los principales factores de riesgo en el niño, es la sensibilización a alérgenos inhalados. Por esta razón se considera que la alergia es un factor predictivo-etiológico, relacionándose con el inicio, la evolución y persistencia del asma en la edad adulta.7,11,12

Clínicamente las manifestaciones del asma son disnea, tos, opresión torácica, tiraje intercostal y sibilancias, por la noche y en la mañana. Este padecimiento está caracterizado por episodios de exacerbaciones agudas intercaladas con periodos sin síntomas.10,11

Aproximadamente 300 millones de personas en el mundo tienen asma.1 El asma bronquial es la enfermedad crónica más común en los niños. Aproximadamente el 14% de los niños presentan episodios de sibilancias persistentes, el 20 % sibilantes precoces transitorios y sibilantes tardíos el 15% entre los 3 y 6 años.13

El tratamiento del asma busca llegar y mantener un control de la enfermedad lo más pronto posible. Existen 2 principales grupos de fármacos: los broncodilatadores, que relajan el músculo liso; y los antiinflamatorios, corticoides inhalados. La principal causa de afecciones en la cavidad bucal es principalmente por el método de administración.7,14,15

La Academia Americana de odontología Pediátrica, menciona que los niños con enfermedades crónicas que toman medicación son más susceptibles a enfermedades bucodentales.7,16 El asma afecta la salud bucodental debido a los fármacos y sus consecuencias como la respiración bucal, sequedad y deshidratación de las mucosas.15

En los Estados Unidos de América se realizó un estudio que muestra una mayor prevalencia de dolor dental, bruxismo, e índices de sarro, sangrado gingival, cálculo dental y caries más elevados que en los niños saludables a causa de la íntima relación entre las condiciones sistémicas y orales.7,12,17 Se indica que el incremento del riesgo se ha vinculado al uso de medicamentos inhalados para el tratamiento del asma.18

En estos pacientes se han reportado efectos secundarios debido al uso de corticoesteroides inhalados o tomados, algunos de estos efectos son: menor crecimiento; disminución de la densidad ósea como respuesta a dosis altas que facilitan las fracturas, acné, dermatitis perioral, periodontopatias, candidiasis, urticaria, zonas eritematosas y perdidas dentales. La salud oral de las personas asmáticas debe evaluarse según la enfermedad y la terapia que se utilice para su control.19,20

La ortodoncia es una especialidad que utiliza el proceso inflamatorio para obtener funcionalidad y estética.21 El movimiento dental en ortodoncia se realiza por medio de reabsorción del hueso alveolar a través de células osteoclásticas. Estas células permiten la resorción en los sitios de compresión de ligamento periodontal. Éste, comúnmente se vuelve necrótico; se ha encontrado osteoclastos multinucleados comprometidos con la reabsorción de las raíces dentales. Los osteoclastos se originan en el sistema inmune, y sus progenitores mononucleados se derivan del linaje de monocitos y macrófagos.22

La reabsorción radicular ocurre de forma natural en la dentición temporal, a consecuencia de las fuerzas de erupción de los dientes permanentes y debido al potencial de reabsorción característico de los dientes temporales.7,23,24 En la dentición permanente es diferente, un proceso de reabsorción en estos órganos dentarios será patológico multifactorial.25

Existen dos tipos de reabsorción radicular dependiendo de su localización. Puede ser interna o externa. La interna es la respuesta a un proceso crónico de inflamación en la pulpa y generalmente se relaciona con caries, blanqueamientos dentales, endodoncias y dientes reimplantados. Por el contrario, la reabsorción externa se puede asociar a traumatismos agudos o crónicos, impactaciones dentarias o procesos inflamatorios pulpares o periodontales.26,27,28

La reabsorción radicular se observa comúnmente durante los tratamientos ortodóncicos y a su término, provocando un redondeado del tercio apical que propicia reabsorción de entre 0.26 a 2.93 milímetros.29,30 Éste es un efecto indeseable e imposible de evitar en aproximadamente un 80% de los pacientes ortodóncicos.31

Los factores que influyen en este tipo de reabsorción pueden clasificarse en biológicos y mecánicos. Ambos se asocian a un aumento o disminución de reabsorción radicular durante el tratamiento ortodóncico. Dentro de los factores mecánicos se encuentran los movimientos intensos, como el torque radicular y las fuerzas intrusivas, el tipo de movimiento, magnitud de la fuerza ortodóncica y duración y tipo de fuerza. Dentro de los factores biológicos están la predisposición genética, enfermedades sistémicas, sexo y consumo de medicamentos específicos.32,33,34,35,36

Al aplicar una fuerza, las lagunas de reabsorción surgen aproximadamente entre los primeros 10 y 30 días posteriores a la aplicación de la fuerza, normalmente no pueden verse en radiografías, sobre todo cuando se encuentran en el área lingual o vestibular. Las lagunas óseas se reparan a los 35 a 70 días después de la aplicación de la fuerza. Cuando la fuerza entre activaciones coincide con el pico de osteoclastos en la zona afectada, aumenta la reabsorción radicular.21

Los cambios en la estructura, volumen y contorno pueden afectar al diente que los sufre. Diversos autores afirman que este riesgo se justifica con los resultados estéticos y funcionales que tiene la ortodoncia.29

El factor inflamatorio que proveen las células del sistema inmune previo al movimiento dental puede influenciar la magnitud de la reabsorción radicular.15 Durante este proceso, las células inmunes migran de los capilares del ligamento periodontal e interactúan con las células locales produciendo un gran número de moléculas de señalización.22

Los factores sistémicos son considerados un factor clave para la reabsorción radicular severa después del tratamiento ortodóncico.37 Las alergias, las anomalías en la anatomía radicular y el asma han mostrado ser factores de riesgo para la reabsorción radicular excesiva en ortodoncia.32,38,39

Las alergias y el asma desencadenan distintos eventos biológicos, celulares y moleculares que tienen un vínculo con la inflamación. Dentro de estos eventos se encuentra el aumento de la permeabilidad vascular, vasodilatación, migración celular, aumento de la secreción de moco, broncoconstricción, cambios estructurales de la arquitectura de las vías aéreas, decremento de las funciones pulmonares, producción de mediadores intracelulares, Incremento en la formación de especies reactivas al oxígeno, degradación cartilaginosa y pérdida de función.40

La presencia de infamación en el ligamento periodontal en las etapas tempranas del movimiento dental y la presencia de leucocitos activados, que se originan en órganos enfermos y tejidos en los vasos periféricos; establece una relación entre algunas patologías y la reabsorción radicular.37

Los progenitores de los osteoclastos y odontoclastos derivan de las células mononucleadas del linaje de los monocitos y macrófagos, que son células abundantes en el sistema inmunitario. Los pacientes asmáticos, con alergias y estresados psicológicamente pueden tener modificaciones en el sistema inmune.41

Se ha reportado que los niños asmáticos tienen un estado periodontal más pobre y en los adultos una inflamación periodontal es mayor que en los no asmáticos. En el asma hay un desequilibrio entre los linfocitos T auxiliares 1 y 2, siendo el segundo el responsable de la síntesis pulmonar de mediadores inflamatorios como interlucinas 4, 5, 6, 10 y 13. Las citosinas que se liberan atraen las células inflamatorias al pulmón, que a su vez provoca una mayor producción de histamina, prostaglandinas y leucotrienos; estos entran a la circulación y alcanzan el ligamento periodontal, donde interactúan con células diana que están relacionadas con la remodelación tisular y el movimiento dental.42

Durante el movimiento de ortodoncia esto es más fácil por el aumento temporal en la vascularización del ligamento periodontal, la pulpa y el hueso alveolar.31,43,44 Se cree que los mediadores involucrados podrían atraer o activar progenitores de cementoclastos u osteoclastos.45

Los linfocitos T auxiliares sintetizan mediadores inflamatorios que alcanzan el torrente sanguíneo y el ligamento periodontal. Los leucocitos primarios que se encuentran en el sistema circulatorio a causa de padecimientos en los pulmones pueden tomarse como un posible vínculo entre un aumento de la reabsorción y las condiciones patológicas que afectan el sistema inmune.31

Los leucotrienos, metabolitos del ácido araquidónico, son mediadores lipídicos que están presentes en la alergia inflamatoria y asma. El leucotrieno B4 regula el metabolismo óseo al incrementar la reabsorción ósea.46

Se ha demostrado que los eosinofilos son células derivadas de médula ósea que intervienen en la inflamación alérgica y no alérgica. Estas células sueltan proteínas granuladas citotóxicas preformadas y producen superóxido y citosinas. Estas capacidades se vinculan con el daño tisular y trastornos psicológicos que son característicos de los padecimientos como el asma.47

Estudios han arrojado una mayor frecuencia de reabsorción radicular relacionada al asma en dientes posteriores que en anteriores, teniendo una mayor vulnerabilidad los primeros molares permanentes superiores.47,48 Se cree que la proximidad de las raíces de los molares al seno maxilar es la razón.47

Los corticoesteroides son utilizados ampliamente debido a su capacidad antiinflamatoria. El asma, alergias y dermatitis frecuentemente se tratan con este tipo de medicación. La terapia con estos medicamentos ha demostrado interferir con el movimiento dental y afectar los tejidos en estudios en animales.49,50

El efecto depende de la cantidad administrada durante el tratamiento de ortodoncia. Las dosis altas, como 15 mg/Kg, propician la reabsorción radicular; en cambio las dosis bajas, como 1 mg/Kg, la previenen.50 Esto sucede porque los corticoides a dosis elevadas causan interferencia en el ciclo de aposición y reabsorción del hueso, hay una menor producción y mayor reabsorción; aparte de que retrasa la remodelación de las fibras de colágeno. Con dosis baja, hay menos fosfatasa ácida resistente al tártaro, la cual es un marcador histoquímico de los osteoclastos, esto suprime la actividad clástica.30

Sekio y cols. encontraron que el asma puede influir en la maloclusión cuando la enfermedad inicia en el primer año de vida, sin embargo, no encontraron relación entre la severidad del asma y la maloclusión.17

Los pacientes que presentan esta enfermedad deben ser tratados con mecánicas que permitan minimizar el riesgo de reabsorción radicular, así como ser informados acerca de los riesgos antes de comenzar el tratamiento.51

Referencias Bibliográficas

  1. Patel A, Burden DJ, Sandler J. Medical disorders and orthodontics. Journal of Orthodontics. 2009; 36: 1-21.
  2. Chakravarthi S, Padmanabhan S, Chitharanjan AB. Allergy and orthodontics. J Ortho Sci. 2012;1(4): 83-87.
  3. Lee KS, Straja SR, Tuncay OC. Perceived long-term prognosis of teeth with orthodontically resorbed roots. Orthodontics and Craniofacial Research.2003; 6(3): 177–191.
  4. González L. Alergias y el sistema inmune: una revisión desde el aula. Rev Fac Cien Salud UDES. 2014; 1 (1): 43-51.
  5. Martínez D, Yévenes S. Alergias en la atención dental. Odontología sanmarquina. 2020; 23 (4): 435-43.
  6. Terán LM, Haselbarth-López MM, Quiroz-García DL. Alergia, pólenes y medo ambiente. Gac Méd Mex. 2009; 145(3): 215-221.
  7. Gor-Chillón MJ, Cabrera-Domínguez ME, Cabrera Suarez EP, Domínguez Reyes A. Repercusiones bucodentales del asma en la infancia y adolescencia. Vox Pediátrica. 2011; 17(2): 22-29.
  8. Wood LJ, Inman MD, Watson RM, Foley R, Denburg JA, O´Byrne P. Changes in bone marrow inflammatory cell progenitors after inhaled allergen in asthmatic subject. Am J RESPIR CRIT MED. 1998; 157: 99-105.
  9. Caceres P, Carola T. Consideraciones del asma en odontología pediátrica. Odontol pediatr. 2006; 5 (2): 13-9.
  10. Pereira-Machado CC, DA Cunha-Gonccaives N, Machado-Rodríguez P, Mandarin-de-Lacerda CA. Histomorphometric study of periodontal ligament in the initial period of orthodontic movement in Wisar rats with induced allergic asthma.
  11. Rio-Navarro B, Hidalgo-Castro E, Sierna-Monge L. Asma. Bol Med Hosp Infant Mex. 2009; 66 (1):3-33.
  12. Ramos-Ríos J, Ramírez -Hernández E, Vázquez-Rodríguez E, Vázquez-Nava F. Repercusiones en la salud bucodental asociadas con el asma en niños de 6 a 12 años de edad. Rev Alerg Mex. 2017; 64 (3): 270-6.
  13. Álvarez F, García M. Asma: concepto, fisiopatología, diagnóstico y clasificación. Pediatría Integral. 2021; XXV (2): VII.
  14. Cortes O. Tratamiento del asma. Rev Pediatr Aten Primaria. 2013; 15 (supl 23): 97-103.
  15. Docio D. Medicamentos para el tratamiento del asma en niños y sus repercusiones a nivel oral. CT. 2014; 99-115.
  16. Domenzain B, Chuc M, Aguilar F, Pinzón A, Rejón M, Esparza V. Manifestaciones bucales en pacientes pediátricos con asma. Estudio de casos controles. ALOP. 2021; 11 (2): 187-196.
  17. Sekio L, Cilene D, Parron K, Bombarda F, de Figueiredo L, Cerci A, Fernandes S. The influence of asthma onset and severity on malocclusion prevalence in children and adolescents. Dental Press Orthod. 2012; 17 (1): 50.e1-8.
  18. Laurikainen K, Kuusisto P. Comparison of the oral health status and salivary flow of rate of asthmastic patients with those of nonasthmatic adults-results of a pilt study. 1998; 53: 316-319.
  19. Villoria C. Efectos a nivel dentario en niños asmáticos con uso continuo de corticosteroides inhalados o tomados: Revisión de la literatura. Acta Odontol. Venez. 2007; 45(1): 113-115.
  20. Rodríguez Y, Espinosa L. Las manifestaciones en pacientes adultos con asma y su manejo odontológico. Revista Científica de la Universidad de Cienfuegos. 2022; 14: 252-8.
  21. Vaquero-Niño P. Perea-Pérez B, Labajo-González E, Santiago Sáez A y García-Marín F. Reabsorción radicular durante el tratamiento ortodóncico: causas y recomendaciones de actuación. Cient. Dent. 2011; 8(1): 61-70.
  22. Nishioka M, Ioi H, Nakata S, Nakasima A, Counts A. Root Resorption and Immune System Factors in the Japanese. Angle Orthodontist [Internet].2006[ Consultado 4 Septiembre 2021]; 76(1):103-108. Disponible en: https://meridian.allenpress.com/angle-orthodontist/article/76/1/103/131990/Root-Resorption-and-Immune-System-Factors-in-the
  23. Ochoa M, Aguilar G, Espinal G. Comparaciones radiográficas y clínicas del diagnóstico de las reabsorciones radiculares en dientes deciduos. 2001; 12 (2): 33-8.
  24. González E, Ruiz M. Factores etiológicos en la reabsorción radicular atípica de los dientes temporales. Odontol Pediatr. 2003; 11 (2): 23-26.
  25. Macias-Villanueva TG, Gutiérrez-Rojo JF, Silva-Zatarain AN. Reabsorción radicular en ortodoncia. 2018; 6 (18): 701-6.
  26. Barzallo-Sardi V. Ortodoncia y reabsorción radicular, consideraciones clínicas.Reportaendo. 2017; 4(1): 8-11.
  27. Martínez M, Forner L, Sánchez J. Consideraciones clínicas sobre la resorción radicular externa por impactación dentaria. Avances en Odontoestomatología. 2003; 19(1): 29-33.
  28. Davila M, Hernández J, Terán C, Agreda M. Comportamiento de los tratamientos para la reabsorción radicular en dientes permanentes. Revista sistemática. Rev Venez Invest Odont IADR. 2019; 7 (2): 206-231.
  29. Ribeiro-Scwerz-Antunes GA, Martelli K, Salvatore de Freitas KM, Pinelli-Valarelli F, Hermont-Cançado R. Influence of Asthma on the Degree of Apical Root Resorption in Orthodontically Treated Patients. Iran J Ortho [Internet]. 2018 [ Consultado 28 Agosto 2021]; 13(2):6. Disponible en: https://sites.kowsarpub.com/ijo/articles/9518.html.
  30. Torres-Pinto DA, Álvarez-Parker MC. Reabsorción radicular externa (RRE) asociada al tratamiento ortodóncico: revisión de la literatura. Revista USTASALUD.2020; 19:7-18.
  31. Oliveira-Dos Santos CC, Bellini-Pereira SA, Gamez-Medina MG, Normando D. Allergies/asthma and root resorption: a systematic review. Progress in Orthodontics [Internet]. 2021 [ Consultado 28 Agosto 2021]; 22(8): 12. Disponible en: https://progressinorthodontics.springeropen.com/articles/10.1186/s40510-021-00351-x
  32. Abuabara A. Aspectos biomencánicos de la reabsorción radicular en terapia ortodóncica. Med Oral Patol Oral Cir Bucal. 2007; 12 (8): 610-3.
  33. Sastre T. Factores de riesgo que predisponen a la reabsorción radicular durante el tratamiento ortodóncico. Rev Esp Ortod. 2000; 30: 351-363.
  34. Abuabara A. Aspectos biomecánicos de la reabsorción radicular externa en terapia ortodóncica. Odontología Clínica. 2008; 1: 21-25.
  35. Hartsfield J, Everett E, Al-Qawasmi R. Genetic factors in external apical root resorption and orthodontic treatment. Crit Rev Oral Biol Med. 2004; 15 (2): 115-122.
  36. De Echave-Krutwig M, Argote-Ilardia I. El tratamiento ortodóncico y la reabsorción radicular, Revisión bibliográfica. Rev Esp Ortod. 2002; 32: 325- 331.
  37. Owman-Moll P, Kurol J. Root resorption after orthodontic treatment in high and low risk patients: analysis of allergy as a posible predisposing factor. European Journal of Orthodontics. 2000; 22: 657-663.
  38. Preoteasa CT, Ionescu E, Preoteasa E, Tenreiro JA, Baleanu MC, Baleanu D. Multidimensional Scaling for Orthodontic Root Resorption Mathematical Problems in Engineering [Internet].2013.[ Consultado 13 Octubre 2021]: 6. Disponible en: https://doi.org/10.1155/2013/383698
  39. Jacob A, Ashith M, Shetty S, Nambiar S, Philip N. A literatura review on orthodontically induced root resorption: the aftermath of the pursuit o fan attractive smile. European Journal of Molecular & Clinical Medicine. 2020; 7 (3): 941-57.
  40. Hideki I, Mizuho A, Naohisa M, Masato N, Mirari A, Ryusuke M, Ichiro T. Effect of allergy on root resorption induced by orthodontic tooth movement. Issues in Contemporary Orthodontics [Internet]. 2015 [ Consultado12 Octubre 2021]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.5772/59972
  41. Youn-Soo S, Davidovitch Z. Relationship Between Orthodontic Root Resorption and Asthma, Allergy, and Phychologgical Stress. Journalof Dental Hygene Science. 2003; 3(1). 33-38.
  42. Krishnan V. Root Resorption with Orthodontic Mechanics: Pertinent Areas Revisited. Australian Dental Journal. 2017; 62(1): 71-77.
  43. Zúñiga-Herrera ID, Ramírez-Salomón MA, Escoffié-Ramírez M, Herrera Atoche JR. Resorción radicular en pacientes de ortodoncia. Revisión bibliográfica y bibliométrica.
  44. Kamonporn N, Virush P, Apirum J, Narumanus K. External apical root resorption in maxillary incisors in orthodontic patients: associated factors and radiographic evaluation. Imaging Science in Dentistry 2012; 42(3): 147-154.
  45. Luna C, Sánchez A, Zapata E, Rendón J. Reabsorción radicular asociada a movimientos ortodónticos: una revisión de literatura.2011; 7(13): 61-67.
  46. Murata N, Loi H, Ouchi H, Takao T, Oida H, Aijima R, Yamaza T, Kido MA. Effect of Allergen Sensitization on External Root Resorption. J Dent Res. 2013; 92(7): 641-647.
  47. McNab S, Battistutta D, Taverne A, Symins AL. External apical resorption of posterior teeth in asthmatics after orthodontic tratment. AJODO. 1999; 116(5): 545-551.
  48. Ruškytė G , Juozėnaitė D , Kubiliūtė K. Types of root resorption s related to orthodontic treatment. Stomatologija. Baltic Dental and Maxillofacial Journal. 2018; 21: 22-7.
  49. Verna C, Harting LE, Kalia S, Melsen B. Influence of steroid drugs on orthodontically induced root resorption. Orthodontics and Craniofacial Research.2006; 9(1): 57-62.
  50. Lozano-Chourio MA, Ruiz-Rojas AL. Reabsorción radicular en ortodoncia: revisión de la literatura. Universitas Odontológica. 2009; 28 (60): 45-51.
  51. Haugland L, Kristensen KD, Lie SA, Vandevska-Radunovic V. The effect of biologic factors and adjunctive therapes on orthodontically induced infammatory root resorption: a systematic review and meta-analysis. European Journal of Orthodontics. 2018; 40(3): 326-336.